¿Quién se esconde detrás de Anbal?¿Quién se esconde detrás de Aníbal Fernández?

En el medio del conventillo de las carpas, los toros y el pingüino inflable (que francamente parece gay ese pingüino), Anibal “Bigotito, soy el dueño de la verdad” Fernández, salió con los tapones de punta a joder a Mauricio “Be my Giuliani” Macri.

Según la nota publicada en el día de la fecha en INFOBAE Anibal dice este montoncito de pavadas:

“Creo ver en el jefe de la Ciudad una sobreactuación sobre ese tema. Hace un tiempo estuvo instalada en Plaza de Mayo la gente de los casinos y nunca dijo nada (…) podría dar un montón de ejemplos y nunca dijo nada”, aseguró el funcionario.

Anibal, me parece que los bigotes se te ensuciaron de tuco, y por alguna extraña razón, no te permite ver claramente, o te ofrecen visión selectiva. La protesta del Casino, efectivamente tuvo su carpa en Plaza de Mayo, con su habilitación correspondiente. Te recuerdo que quienes asesinaron a Carlos Marriera, no tenían habilitación para hacer un acto en la plaza.

En este sentido, Fernández agregó que para este caso “parece buscar a alguien con quien combatirse, enfrentarse a alguien que le da la oportunidad de ponerse en la escena de la discusión política”. “Como no conoce mucho de política, lo que encuentra en esta oportunidad, este hombre de lengua fácil, es un micrófono para decir sus cosas”, agregó.

¿Macri tiene lengua fácil? ¡Ay Aníbal! Si fuera psicóloga te diría que tus defectos los estás poniendo en quien no corresponde, en vez de tener la valentía de reconocerlos en vos mismo.

Fernández reiteró que le llama la atención “que en el medio de las cosas que dice, a quien no he mencionado nunca, me menciona a mí particularmente” y recordó una frase que decían los romanos: “Las águilas no cazan moscas”.

¿Y vos quién serías, el águila o la mosca? Francamente, para mí sos el coyote. Beep Beep.

“Qué es lo que busca, meterme a mí en el medio del ring para discutir con él, si la hacemos la hacemos bien, por qué no debatimos los dos sobre lo que está sucediendo”, enfatizó el ministro de Justicia, pero advirtió: “Ni por casualidad va aceptar el tema, por eso mejor que evite mencionarme (…) yo debato lo que él quiera”.

Mirá Aníbal, haciéndote el gallito, no vas a cambiar la opinión de la gente pensante, en referencia al gobierno. Tu discurso se traduce en: “si sos macho, vení que te cago a trompadas”.

Para finalizar Fernández dijo que “es una bendición de Dios que se pueda debatir así en el país y no como se debatió en la ruta con trescientos y pico de cortes, en donde la realidad se puso a parir a todos, pero los granos se exportaron más que el año pasado”.

Bueno Aníbal, dentro de tu ponzoña, estás anunciando una buena noticia, ya que si realmente se exportaron más granos, ya pueden empezar a construir los hospitales, las escuelas, mejorar las rutas, todo lo que prometieron en su discurso demagógico.

Aníbal, me das asco. ¿Por qué no te callas?

 

Anuncios