Quizá el título del post es medio confuso, pero lo que no me confunde, es lo que hace dos noches atrás vi en el Teatro La Comedia.

Tantos años haciendo prensa de artistas famosos, con los cuales cada vez que teníamos que armar un espectáculo había dinero de sobra para montar todo con elementos de primera calidad, me llevó a que cada vez que iba a ver un espectáculo del under o del circuito off corrientes, iba por invitación y literalmente a cumplir. Fueron pocos los espectáculos que me gustaron y simplemente partes: el texto, las actuaciones, la dirección, pero algo que nunca supe es por qué los artistas que no son comerciales, no reparan muchas veces en cosas que molestan al espectador, un vestuario pobre con ropas sin planchar, sucios. Lo que nadie entiende, es que no ser un artista comercial, no significa mostrar pobreza, tanto un rico como un pobre, va a disfrutar más ver una bandeja de plata a una de plástico.

Una amiga me invitó a ver Zapping Zinema, no sabía de que se trataba. Al entrar a la sala me atacó el mal humor, una máquina de humo encendida hizo que me tuviera que controlar para no huir despavorida, ya que, en mis épocas de estar detrás del escenario, cada vez que teníamos que hacer un show en alguna parte, me peleaba con los organizadores para que apaguen la bendita máquina, ya que ese humo destruye la garganta a los cantantes, y si bien hace mucho que no canto profesionalmente, la garganta sigue sensible. Finalmente me quedé, y fue lo mejor que hice.

El espectáculo vende un homenaje al cine, pero la verdad es que es mucho más. Un trabajo de edición impecable, y 8 artistas en escena que merecen el aplauso de todos.

Con un currículum impecable, premios ACE, Estrella de Mar de sus creadores, despliegan arte en cada rincón del escenario. Sus integrantes, merecen un párrafo aparte.

Carlos Guedes (que además es el creador junto con Christian Barbieri) es un bailarín increíble. Lo que más me gustó de él: su perfomance de “The Mask”, además de monologuista, es el maestro de ceremonia del espectáculo. Christian Barbieri, es genial, su físico ayuda a que pueda pasar por diferentes personajes. Lo que me impresionó de Christian, es la escena de Mary Poppins, realmente da la sensación de estar viendo a Dick Van Dyke. Clara Quarneti. ¿Dónde estuvo la voz de esta mujer guardada tantos años? Una contraalto con una voz privilegiada. Hace de todo en el escenario, y en cada cuadro demuestra más y más talento. El cuadro de Almodovar fue uno de los que más me gustó. Belen Romano, es Jessica Rabbit entre otros personajes que interpreta. Tamara Gurevich, divina en “El Globo Rojo”, Mariángeles Re, Sol Sanfelice y Martín Sipicki, completan este elenco de profesionales increíbles.

El homenaje a Almodovar, es impresionante, está tan bien logrado que hasta podrían hacer un espectáculo entero basado en este cuadro.

Sólo una cosa no me gustó, en el cuadro de Superman, después de un golpe acaba en una silla de ruedas, empalmando con “La Ventana Indiscreta”, sentado en la silla con su ropa de super héroe, haciendo alusión a Christopher Reeve, consultando con otras personas que vieron el espectáculo, también les molestó esto.

Pero es solo un detalle en medio de tanto talento.

Zapping Zinema se puede ver en el Teatro La Comedia, Rodriguez Peña 1062 en Capital Federal, los Viernes y Sábados a las 23:30.



BubbleShare: Share photosPowered by BubbleShare

Anuncios