Hace 14 años atrás, yo era cronista de Cronica TV. Cubría el turno noche, a las 6 de la mañana, con suerte dependiendo de que hubiera llegado mi relevo, me retiraba.

El 18 de julio (y no de abril como dijo Cristina Kirchner) de 1994, mi relevo había llegado a las 8 de la mañana. Me fui a mi casa, en ese entonces vivía en Belgrano,  me acosté a dormir. Aproximadamente a las 5 de la tarde me despierto, y cuando encendí el televisor, no entendía nada. Veía las imágenes y tuve una crisis nerviosa. ¿Qué pasó?

Tomé el teléfono, llamé a la redacción, y me contaron del horror que se vivió, mientras dormía.

A la noche fui a mi trabajo, estaba todo convulsionado. Me mandaron con una cámara a entrevistar a los políticos que salían del programa de Hadad y Longobardi. Cuando todos se retiraron, subí a la redacción hasta las 12 de la noche, hora en que me tocaba relevar a mi compañero en el móvil de la AMIA.

La redacción estaba desierta. Un handy sintonizado en la frecuencia de la Policía Federal, no paraba de gritar. Yo casi no hablaba. El teléfono suena, atiendo. Una mujer desde el otro lado, me pregunta si teníamos listas de las personas desaparecidas donde dijera a qué hospital las llevaron. Cuando le confirmo, me da el nombre de una mujer, mientras busco, me va diciendo que su hija había ido a buscar trabajo, ahí comencé a inquietarme, sabía que el piso de la bolsa de trabajo, era el más castigado.

Mientras recorro las listas disponibles buscando el nombre de la hija de la señora, me cuenta: -mi hija tiene 22 años, es rubia, tiene pelo largo y lacio- en ese momento veo en una de las listas de la morgue del Hospital de Clínicas, donde constaban los fallecidos “NN rubia, cabello largo lacio, edad aproximada 22 años”. Juro que me corrió un frío en todo el cuerpo. No sabía que hacer, no podía decirle que era su hija porque no lo sabía, pero yo tenía temor de que lo fuera. Opté por decirle: “hay mucha gente en shock, que no recuerda su nombre por el trauma, ¿por qué no se corre hasta el Hospital de Clínicas”, y esa fue la última vez que hablé con esa señora, nunca supe si esa  “NN rubia, cabello largo lacio, edad aproximada 22 años” era su hija, pero nunca voy a olvidar la voz de esa mamá.

A la noche me voy al móvil, recuerdo que antes de llegar a Pasteur 633, vi unos afiches por la avenida Córdoba de una publicidad, que realmente no recuerdo de que producto era, pero tenía una foto de un señor lleno de curitas por todas partes. Pensé… ¡qué ironía!

Los periodistas tenemos a veces la suerte, y a veces la desgracia, de poder llegar a lugares donde el ciudadano común no llega, y quizá para mí fue una desgracia, ya que esa imagen la voy a llevar en mi retina, hasta el momento de mi muerte, y si el alma guarda recuerdos, también la llevaré conmigo, así como también el olor tan particular, que nunca más volví a sentirlo.

Simplemente las lágrimas me caían, era como ver un compacto de CNN de Beirut, en vivo sin irme a Oriente.

Ese primer día era mirar y no creer, los días sucesivos, era la esperanza de que encuentren a alguien vivo.

Las historias se entrelazaban entre el horror y la bronca, Sebastián Barreiro, de tan solo 5 años, pasaba caminando con su mamá yendo al jardín en el momento de la explosión, y la bomba lo mató seccionándole sus brazos y sus piernas. Ninguno podía entender por qué tanto odio, tanta venganza.

Días después, un señor al que le había hecho una nota, totalmente ajeno a ésto, me llama para informarme que las hermanas de su secretaria estaban desaparecidas. El día del atentado, habían ido a anotarse en la bolsa de trabajo. Me dio sus nombres: Analía Verónica Josch de 20 años y Carla Andrea Josch de 17 años. Finalmente, fueron las hermanas que encontraron muertas.

Algunos días después, el SAME rescata a Jacobo Chemauel, un hombre de 56 años que trabajaba en maestranza. Su historia, también triste, el trabajaba en el turno tarde, pero por alguna razón, ese día había ido a trabajar de mañana.

Jacobo fue la luz de esperanza de muchos, frente tanto horror, se pudo rescatar una vida, pero Jacobo no soportó y pocos días después murió. Recuerdo el momento en que me enteré de su muerte, estaba en el tunel/galería de la estación de subte Carlos Pellegrini, no recuerdo adonde iba. Alguien tenía una radio encendida muy fuerte. Al escuchar que Jacobo había muerto, me tiré en el piso a llorar, era la última esperanza de vida, que se había acabado.

Tuve guardia todas las noches por espacio de una semana, la semana más larga y más triste de mi vida. Es la primera vez que escribo sobre el horror que ví, durante 14 años no pude escribir, ni siquiera hablar de ello.

El atentado a la AMIA, a mi modo de ver, fue una bisagra entre la argentina de antes y la de ahora. Si bien la explosión de la Embajada de Israel fue previa, no sé por qué en vez de protegernos más a los ciudadanos, yo siento que después de ese 18 de julio de 1994 creció la impunidad, en todos los sectores.

Le pido a Dios que la justicia de los hombres, pueda llegar de una vez por todas, no se puede vivir 14 años sangrando, sin la posibilidad de cicatrizar una herida tan grande.

Quiero, a modo de homenaje, pedirles una pequeña plegaria por las almas de los 85 muertos en el atentado. Yo hoy, voy a rezar por ellos.

A continuación, la lista de muertos en el atentado, extraída de Memoria Activa

 
SILVANA ALGUEA DE RODRIGUEZ Argentina, 28 años. Asistente Social. Trabajaba en el Servicio Social de la AMIA.
JORGE ANTUNEZ Argentino, 18 años. Trabajaba como mozo en un bar de Tucumán y Corrientes.
MOISES GABRIEL ARAZI Argentino, 22 años. Estudiante. Esperaba en la Bolsa de Trabajo de la AMIA.
CARLOS AVENDAÑO BOBADILLA Chileno, 61 años. Electricista. Trabajaba en Maestranza de la AMIA.
YANINA AVERBUCH Argentina, 20 años. Estudiante. Trabajaba en el Servicio Social de la AMIA.
NAUM BAND Argentina, 55 años. Trabajaba en el sector Vigilancia de la AMIA.
SEBASTIAN BARREIRO Argentino, 5 años. Pasaba por la puerta de la AMIA, de la mano de su mamá.
DAVID BARRIGA Boliviano, 28 años. Trabajaba en las refacciones de la AMIA.
HUGO NORBERTO BASIGLIO Argentino, 47 años. Electricista. Trabajaba en las refacciones de la AMIA.
REBECA VIOLETA BEHAR DE JURIN Argentina, 58 años. Ama de casa, obstetra. Vecina de la calle Pasteur, pasaba por la puerta de la AMIA.
DORA BELGOROSKY Argentina, 54 años. Trabajaba en la Bolsa de Trabajo de la AMIA.
FAVIO ENRIQUE BERMUDEZ Argentino, 26 años. Trabajaba en la imprenta Chyiesa y Galarraga, frente a la AMIA.
ROMINA AMBAR LUJAN BOLAND Argentina, 19 años. Empleada y estudiante. Pasaba por la puerta de la AMIA camino a la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA.
EMILIANO GASTON BRIKMAN Argentino, 20 años. Estudiante. Esperaba en la Bolsa de trabajo de la AMIA.
GABRIEL BUTTINI Argentino, 36 años. Electricista. Trabajaba en las refacciones de la AMIA.
VIVIANA ADELA CASABE Argentina, 24 años. Diseñadora gráfica. Integraba el personal de la DAIA.
PAOLA SARA CZYZEWSKI Argentina, 21 años. Estudiante de abogacía. Estaba circunstancialmente en le edificio de la AMIA.
JACOBO CHEMAUEL Argentino, 56 años. Trabajaba en el Sector Maestranza de la AMIA.
CRISTIAN ADRIAN DEGTIAR Argentino, 21 años. Estudiante de Abogacía. Integraba el personal de la DAIA.
DIEGO DE PIRRO Argentino, 23 años. Estudiante, empleado en la DGI. Vecino de la calle Pasteur, frente a la AMIA.
RAMON NORBERTO DIAZ Argentino, 53 años. Encargado del edificio que se encuentra frente a la AMIA.
NORBERTO ARIEL DUBIN Argentino, 33 años. Subjefe del Sector sepelios de la AMIA.
FAIWEL DYJAMENT Polaco, argentino naturalizado, 73 años. Empleado. Esperaba en la Bolsa de Trabajo de la AMIA.
AIDA MONICA FELDMAN DE GOLDFEDER Argentina, 39 años. Se desconocen otros datos y las circunstancias por las que se hallaba en las inmediaciones de la AMIA.
ALBERTO FERNANDEZ Argentino, 54 años. Hacia repartos de panadería. Pasaba a cobrar a unos clientes de la calle Pasteur.
MARTIN FIGUEROA Argentino, 47 años. Electricista. Trabajaba en las refacciones de la AMIA.
INGRID FINKELCHTEIN Argentina, 18 años. Esperaba en la Bolsa de Trabajo de la AMIA.
LEONOR GUTMAN DE FINKELCHTEIN Argentina, 42 años. Esperaba en la Bolsa de Trabajo de la AMIA.
FABIAN MARCELO FURMAN Argentino, 30 años. Esperaba en el Sector Sepelios de la AMIA.
GUILLERMO BENIGNO GALARRAGA Argentino, 45 años. Socio de la imprenta y casa de fotocopias Chiesa y Galarraga, de Pasteur 630.
ERWIN GARCIA TENORIO Boliviano. Trabajaba en las refacciones de la AMIA.
JOSE ENRIQUE GINSBERG Argentino, 43 años. Director del sector Sepelios de la AMIA.
CYNTHIA VERONICA GOLDENBERG Argentina, 20 años. Integraba el personal de la DAIA.
ANDREA JUDITH GUTERMAN Argentina, 28 años. Maestra jardinera. Esperaba en la Bolsa de Trabajo de la AMIA.
SILVIA LEONOR HERSALIS Argentina, 42 años. Esperaba en la Bolsa de Trabajo de la AMIA.
CARLOS HILU Argentino, 36 años. Jefe del Sector Vigilancia de la AMIA.
EMILIA JAKUBIEC DE LEWCZUK Argentina, 58 años. Pasaba por la puerta de la AMIA.
MARIA LUISA JAWORSKI Argentina, 55 años. Ama de casa, empleada domestica. Esperaba en la Bolsa de Trabajo de la AMIA.
ANALIA VERONICA JOSCH Argentina, 20 años. Esperaba en la Bolsa de trabajo de la AMIA.
CARLA ANDREA JOSCH Argentina, 17 años. Esperaba en la Bolsa de Trabajo de la AMIA.
ELENA SOFIA KASTIKA Argentina, 54 años. Pasaba por la puerta de la AMIA.
ESTHER KLIN Argentina, 49 años. Ama de casa. Esperaba en la Bolsa de Trabajo de la AMIA.
LEON GREGORIO KNORPEL Argentino, 53 años. Corredor. Esperaba en la Bolsa de Trabajo de la AMIA.
BERTA KOZUK DE LOSZ Argentina, 67 años. Pasaba por la puerta de la AMIA rumbo a su trabajo.
LUIS FERNANDO KUPCHIK Argentino, 42 años. Arquitecto, comerciante. Tramitaba un sepelio en las oficinas de la AMIA.
AGUSTIN DIEGO LEW Argentino, 21 años. Estudiante. Trabajaba en el sector sepelios de la AMIA.
JESUS MARIA LOURDES Se desconocen sus datos personales y las circunstancias por las cuales se hallaba en las inmediaciones de la AMIA.
ANDRES GUSTAVO MALAMUD Argentino, 37 años. Arquitecto. Dirigía las refacciones del edificio de la AMIA.
GREGORIO MELMAN Argentino, 53 años. Trabajaba en el sector Vigilancia de la AMIA.
ILEANA MERCOVICH Argentina, 21 años. Fotógrafa, estudiante. Esperaba en la Bolsa de Trabajo de la AMIA.
NAON BERNARDO MIROCHNIK Argentino, 62 años. Trabajaba como mozo en la AMIA.
MONICA NUDEL Argentina, 36 años. Vendedora. Pasaba por la calle Pasteur.
ELIAS ALBERTO PALTI Argentino, 38 años. Comerciante. Acompañaba a unos amigos a tramitar un sepelio en las oficinas de la AMIA.
GERMAN PARSONS Argentino, 29 años. Artista plástico, escenógrafo. Vivía frente al edificio de la AMIA.
ROSA PERELMUTER Argentina, 48 años. Trabajaba como telefonista en el conmutador de la AMIA.
FERNANDO ROBERTO PEREZ Argentino, 47 años. Plomero, gasista. Trabajaba en las refacciones de la AMIA.
ABRAHAM JAIME PLAKSIN Polaco, argentino naturalizado, 61 años. Egresado del Instituto Superior de Estudios Judaicos. Trabajaba en el Departamento de Cultura de la AMIA.
SILVIA INES PORTNOY Argentina, 25 años. Cosmetóloga, cosmiatra. Esperaba en la Bolsa de Trabajo de la AMIA.
OLEGARIO RAMIREZ Argentino, 46 años. Trabajaba en le Sector Maestranza de la AMIA.
NOEMI GRACIELA REISFELD Argentina, 36 años. Trabajaba en le Servicio Social de la AMIA.
FELIX ROBERTO ROISMAN Argentino, 48 años. Químico. Pasaba por la puerta de la AMIA rumbo a su trabajo.
MARISA RAQUEL SAID Argentina, 22 años. Estudiante universitaria. Recepcionista de la AMIA.
RICARDO HUGO SAID Argentino, 41 años. Trabajaba en el Sector Vigilancia de la AMIA.
RIMAR SALAZAR MENDOZA Boliviano, 32 años. Trabajaba en las refacciones de la AMIA.
FABIAN SCHALIT Argentino, 33 años. Licenciado en economía. Tramitaba un sepelio en las oficinas de la AMIA.
PABLO SCHALIT Argentino, 32 años. Tramitaba un sepelio en las oficinas de la AMIA.
MAURICIO SCHIBER Argentino, 65 años. Trabajaba en el Sector Vigilancia de la AMIA.
NESTOR AMERICO SERENA Argentino, 51 años. Ingeniero mecánico. Trabajaba en las refacciones de la AMIA.
MIRTA STRIER Argentina, 42 años. Trabajaba en le Centro Marc Turkow de la AMIA.
LILIANA EDITH SZWIMER Argentina, 22 años. Estudiante de diseño gráfico. Pasaba casualmente frente a la AMIA.
NAUM JAVIER TENENBAUM Argentino, 30 años. Abogado. Estaba haciendo un tramite de sepelios en la AMIA.
JUAN CARLOS TERRANOVA Argentino, 52 años. Distribuidor de sustancias alimenticias. Estaba descargando mercadería en la calle Pasteur.
EMILIA GRACIELA BERELEJIS DE TOER Argentina, 44 años. Esperaba en la Bolsa de Trabajo de la AMIA.
MARIELA TOER Argentina, 19 años. Estudiante. Esperaba en la Bolsa de Trabajo de la AMIA.
MARTA TREIBMAN Argentina, 30 años. Empleada administrativa del Servicio Social de la AMIA.
ANGEL CLAUDIO UBFAL Argentino, 34 años. Jefe del Sector Sepelios de la AMIA.
EUGENIO VELA RAMOS Boliviano, 17 años. Ayudante de obra. Trabajaba en las refacciones de la AMIA.
JUAN VELA RAMOS Boliviano, 21 años. Ayudante de obra. Trabajaba en las refacciones de la AMIA.
GUSTAVO DANIEL VELAZQUEZ Argentino, 16 años. Estudiante. Vecino de la calle Pasteur.
ISABEL VICTORIA NUÑEZ DE VELAZQUEZ Argentina, 51 años. Empleada administrativa. Vecina de la calle Pasteur.
DANILO VILLAVERDE Argentino, 20 años. Electricista y tapicero. Trabajaba en las refacciones de la AMIA.
JULIA SUSANA WOLYNSKI DE KREIMAN Argentina, 48 años. Responsable de la Bolsa de Trabajo de la AMIA.
RITA WORONA Argentina, 37 años. Trabajaba en el Sector Sepelios de la AMIA.
ADHEMAR ZARATE LOAYZA Boliviano, 31 años. Albañil. Trabajaba en la refacción de la AMIA.
Anuncios