Voy a decirlo sin maquillaje, Macri me desilusionó. Quizá esté haciendo mejoras de fondo, pero esto lo digo con todas las letras, cualquiera que tenga una enfermedad, tiene que ir al médico a curarse, pero si no va a la peluquería a hacerse un buen corte de pelo, se va a mirar al espejo y además de la enfermedad que carga se va a deprimir.

Buenos Aires, está enferma y deprimida, no se ve ninguna mejora sustancial en las calles. El otro día escuché que de Gobierno de la Ciudad, pedían que separen la basura para que los cartoneros tengan la vida más fácil, y agregó, como se hace en casi todos los países. Yo le cuento, que en los países que se hace, se separa la basura para que una vez a la semana venga el camión de reciclado, que poco tiene que ver, con esos camiones que andan por la ciudad con los cartoneros colgados arriba de las bolsas de basura.

Muchos de sus votos, provienen de gente a las que le prometió que iba a sacar los cartoneros de la calle, ahora encima de que no los va a sacar pretende que traajemos gratis para ellos.

Macri, si querés que separe la basura, vení a mi casa a hacer el trabajo. Si querés que recicle, mandame el camión de reciclado, no señores que andan con tracción a sangre en plena Buenos Aires (que está prohibido), colgados de camiones sin patente, y que infringen la ley revisando la basura, que es un delito federal, porque la basura es propiedad privada.

Anuncios