Anoche fui al Paseo La Plaza, a ver Gorda, de Neil Labute.

Un espectáculo excelente. , de un autor que nos tiene acostumbrados a “Meter el dedo en la llaga.

Un hombre se enamora de una mujer, hasta ese punto, es una simple historia de amor, pero se complica cuando esa mujer tiene 30 kg. más que lo que la sociedad puede soportar. Este hombre es víctima de burlas y de sus propias ataduras que no le permiten disfrutar de su gran amor.

La actuación de Mireia Gubianas (Helena) es simplemente maravillosa. Lleva tan bien su personaje, al punto de que cuando termina la obra, a uno de le dá tanta bronca esta sociedad de porquería. Uno cree que Mireia es Helena. Sin ninguna vergüenza como ocurriría con cualquiera de nosotros, se muestra en ropa interior, en  malla, llegando a producir el efecto de que el público no vea ni sus kilos, ni su celulitis.

El Gabriel (Puma) Goity, representa a Tommy. Quizá me gustaría que abandonase un poco las muletillas que lo hicieron famoso en televisión, ya que en las escenas donde no las muestra, demuestra ser un gran actor, pero me gustó su Tommy, se puede ver a través de él, la realidad de muchos hombres, especialmente argentinos.

Jorge Suárez (Nacho) es sencillamente ES-PEC-TA-CU-LAR. Gracioso, profundo. Ubicado en el insoportable que nunca falta en una oficina. Me pregunto cuándo vamos a ver un protagónico de Jorge Suárez y Érica Rivas, sinceramente le daría una sit-com que sería desopilante.

María Socas (Juana) no me gustó su interpretacíón, muy al borde, extremadamente histérica. Por ahí se crea el efecto de decir ¿cómo Tommy no ubica a Juana?

Lo que más me llamó la atención, fue la reacción del público, las escenas profundas en las que si nos ponemos a pensar, eran para llorar, la gente comienza con una risita nerviosa. ¿Identificación quizá?

En fin, no se hasta cuando va a estar en cartel, pero si pueden ir, vayan. Van a salir del teatro, con la sensación de que los $ 80,- que cuesta la platea, estuvieron bien gastados. Creo que es la mejor crítica, hoy el teatro es caro, por eso hay que hacer una selección exhaustiva antes de pagar una entrada, y la verdad, Gorda, vale su peso y su precio.