Me imagino que las decisiones importantes de nuestro país, se toman en la privacidad del dormitorio del matrimonio presidencial, a puertas cerradas, entre gallos y medianoche con la notebook y el celular en la mano, basándose en la conveniencia de esta pareja… ¿el pueblo? ¿a quién le importa? total, los que fueron electos por el ¿poder? del ¿soberano? pueblo, sólo quieren acceder a ese lugar para tener un “currito” que al final del mandato, o cuando se les cante irse a otro puestucho que le genere más ganancias, se puedan ir con una cuenta off shore, más que abultada.

Pero Dios, que a esta altura del partido es el único que nos protege, no nos ha abandonado.  Me imagino que cuando tomaron la decisión de adelantar las elecciones, llamando a uno y a otro haciendo los ofrecimientos para que voten a su favor, el matrimonio habrá reído con su risa macabra… pero… no contaban con la astucia de los acontecimientos que ¡Gracias a Dios! no pueden manejar.

¡Se murió Alfonsín! Y con la muerte de nuestro ex presidente, muchos argentinos recuerdan que existen otros valores para evaluar al poner la boleta en la urna… ¡el valor moral!

¡Dengue! El mosquito invasor que ataca a los K, que en realidad fue un experimento de ellos que se volvió en su contra, el Aedes aegypti (mosquito que transmite el dengue) fue creado en el laboratorio de la ignorancia y la miseria, importante área de gobierno creada para poder seguir gobernando. De hecho a éste archienemigo de los K no saben como combatirlo, por eso, pretenden esconderlo. ¿O no sabían que se encontró una circular que en el gobierno de Chaco, prohibe hablar a la mayoría de sus funcionarios del dengue?

¡El calor! ¡Ese desgraciado que no se quiere ir! De esa manera el Aedes aegypti sigue viviendo más que tranquilo.

Supongo que el matrimonio presidencial, se debe haber arrepentido de el adelanto de los comicios. Como están desesperados, se agarran de donde pueden, si seguimos así, van a convocar al Chapulín Colorado, para que los defienda.

En fin, alianzas extrañas, candidatos virtuales, todo huele a podrido. El ¿gobernador? de la provincia de Buenos Aires, declara que está en juego la gobernabilidad… perdón señor gobernador, usted tendrá experiencia con las lanchas, pero en materia de política, usted lleva años experimentando… de no ser así, con todos los problemas que arrastra la provincia no se iría a hacer campaña por una banca que jamás va a cubrir. Entienda… señor ¿gobernador? que la gobernabilidad se prueba en un plebiscito, no en una elección. Deje de amenazar que no hay tantos tarados en el pueblo como el gobierno desea.

En fin… los rumores dicen que el 29 de junio se viene una debacle económica, hasta se habla de esos bonos truchos que tuvimos por el año 96, que se podía empapelar la provincia a la que pertenecían, porque en la siguiente no te servían. De hecho, estamos yendo “cuesta abajo en la rodada”, el plan calefón no surtió efecto y el dinero de las AFJP ¿a las arcas de quién fueron a parar? Venimos cayendo en picada, y ojo que este plebiscito disfrazado de elección, quieren que les dé vía libre para hacer lo que quieran.

Cuidado con su voto… y si no sabe a quien dárselo, ya sabe “San Expedito” es el Santo de las Causas Justas y Urgentes, a lo mejor, nos saca de este embrollo y lleguemos a ser un país.

Anuncios