El título del post de hoy fuera de contexto, no dice absolutamente nada, pero quien la pronuncia es Facundo Capristo, hijo de Daniel Capristo, fusilado anoche en la puerta de su casa, por un delincuente menor de 14 años.

El dolor y la indignación de los vecinos, llevó a que ellos mismos detuvieran al asesino a pocas cuadras del hecho. Posteriormente, atacaron al fiscal cuando estaba trabajando Policía Científica.

Estoy harta de que corra tanta sangre mientras los políticos hacen campaña. Todos los canales de TV están adornando las pantallas con la sangre de Daniel Capristo, pero lo que nadie dice que mientras asesinan a toda la gente trabajadora en el Gran Buenos Aires, y seamos claros, en el país, el ¿gobernador? Daniel Scioli se preocupa en ser un candidato “testimonial” y perder tiempo en una campaña absurda donde se postula para un cargo que jamás va a cubrir.

Nos están faltando el respeto, pero no sólo pasa por ahí, nos están matando como moscas. Hace unos días, hablaba con una prima que es médica y vive en el exterior, hizo su residencia en Buenos Aires en el Hospital Fiorito, es médica anestesista, ella me confesó que que cuando hizo la residencia desde 1992 hasta 1996 , sólo atendió en cinco años tres heridos de bala. Hoy, los heridos de bala son los principales pacientes en una guardia.

Hay algo que los ciudadanos podemos hacer. Pagamos nuestros impuestos, en los que supuestamente se incluye el pago a la comuna y al estado para que nos brinde seguridad. Deberíamos iniciar una demanda contra el estado y nuestra comuna. Somos un país que paga impuestos altísimos, merecemos seguridad, el estado y la comuna no cumplen, pero si no pagamos, nos multan y nos persiguen ¿Nosotros debemos cumplir y ellos no? Cuando las demandas lleguen en cantidad, alguien va a tener que hacer algo, porque la desidia de nuestras autoridades es cada día más grande, sin ir más lejos, en el obelisco está lleno de niños que asaltan a los transeúntes, que alguna autoridad los lleve, cite a los padres y detenga a esos padres, que pasen el proceso en prisión, y que a esos chicos se los confine en un instituto de menores para que al cumplir la mayoría de edad, pasen a una prisión común, porque son irrecuperables.

Podemos arreglar nuestro país, en una forma muy facil, cumpliendo las leyes, solo hace falta la decisión de los funcionarios. Según la Constitución los menores no pueden trabajar, mucho menos delinquir. Exijamos el cumplimiento de las leyes. Menos campaña y más acción, esa es la mejor promoción para un político.

Hace 10 años, yo estaba embarazada. Recuerdo que vi a una mujer mendigando con un niño de cuatro o cinco años, al cual le hacía mendigar también. Me angustié por el chico y mi marido me respondió, no te angusties, en 10 años ese chico te va a estar apuntando con un arma. Cuento ésta anécdota, porque lo que está sucediendo se veía venir, entonces ésto es lo mismo que el dengue, todas las plagas que nos cayeron no fueron a causa de un castigo divino, simplemente es falta de prevención, es abandono de nuestros gobernantes, y estupidez del pueblo que vota a una manga de inútiles.

Tengo tanta bronca que no sé como cerrar el post, porque mientras corre sangre, los descerebrados comunicadores se ocupan de la separación de Tinelli.

Mientras escribo este post, la TV está encendida, y sale el spot de campaña de la Provincia de Buenos Aires, donde dice que gracias a ellos, evitaron que los delincuentes salgan a las calles. El asesino de Daniel Capristo, había salido en enero.

Pido perdón por mi redacción, estoy con bronca y dolida, tengo un marido y un hijo, y vivo angustiada porque le puede pasar algo a mis seres queridos.

Facundo Capristo, hijo del Daniel Capristo el camionero fusilado, dijo entre lágrimas que Scioli y Cristina le expliquen a su hermano de 5 años por qué su padre no está más. Lamentablement Facundo, eso es imposible, Scioli tiene la agenda llena de discursos de barricada haciendo campaña en una candidatura testimonial, o sea, aunque gane no va a asumir, y Cristina soñando en sacarse una foto con Obama. ¡Qué vuelo bajito el de nuestros gobernantes!

Anuncios