Últimamente me encuentro con amigos que están siendo vilmente engañados, por personas de mi mismo género, en una franja etárea similar a la mía, mujeres que pasaron los 45.

Me resulta hasta tierno, escucharlos hablar diciendo que las mujeres a partir de los 45 están en su mejor etapa sexual, a ver, o la ciencia se equivoca, o éstos señores son pobres corderitos que creen absolutamente todo lo que cualquier persona les dice.

Según MedlinePlus, el Servicio de la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, define así la Menopausia:

La menopausia es la época de la vida de una mujer en la cual deja de tener menstruaciones. Suele ocurrir naturalmente, con mayor frecuencia después de los 45 años. La menopausia se produce porque los ovarios de la mujer dejan de producir hormonas estrógeno y progesterona.

Una mujer llega a la menopausia cuando no tiene un período menstrual durante un año. Los cambios y los síntomas pueden empezar varios años antes. Incluyen:

  • Un cambio en las menstruaciones: más o menos duraderas, más o menos profusas, con más o menos tiempo entre los períodos
  • Calores y/o sudoración nocturna
  • Dificultad para dormir
  • Sequedad vaginal
  • Cambios de humor
  • Dificultad para concentrarse
  • Menos cabello y más vello facial

Algunos síntomas requieren tratamiento. Hable con su médico sobre qué hacer durante la menopausia. Asegúrese de que su médico conozca la historia médica de su familia. Esto incluye su riesgo de padecer enfermedades del corazón, osteoporosis o cáncer de seno.

Centro Nacional de Información sobre la Salud de la Mujer

A ver, acá estamos hablando de lleno de la Menopausia, antes de eso hay otra parte de la historia que se llama Perimenopausia que comienza a los 35 años, o sea, cuando el nivel de hormonas se empieza a volver incontrolable, los síntomas son:

  • cambios en su ciclo menstrual (períodos más largos o cortos, períodos más abundantes o ligeros, o falta de períodos.)
  • calores (brotes repentinos de calor, de su pecho a su cabeza)
  • sudoraciones nocturnas (calores que suceden mientras duerme)
  • resequedad vaginal
  • problemas para dormir
  • cambios en los estados de ánimo (cambios de humor, depresión, irritabilidad)
  • dolor durante la relación sexual
  • aumento en el número de infecciones urinarias
  • incontinencia urinaria
  • pérdida de interés en el sexo
  • aumento de la grasa corporal alrededor de su cintura
  • problemas de concentración y la memoria

Ésto es lo que dice la ciencia, afortunadamente no tenemos todos esos síntomas juntos, pero el gran problema de las mujeres, es que no nos sinceramos.

A determinada edad, y ante la posibilidad de vivir una historia de amor, tenemos que tener en claro que hay determinadas cosas que no podemos ofrecer: juventud, y algunas  fantasías eróticas porque están limitadas por nuestras benditas hormonas, las mismas que nos ayudan a procrear, a cierta edad son las que nos vuelven locas, por ejemplo si la fantasía es tener sexo a 150 km. por hora arriba de una moto, se torna difícil por dos cosas, la sequedad vaginal más el viento son el primer escollo, y el segundo las cervicales van a traernos tanto mareo, que lo más probable es que nos caigamos de la moto, con suerte solo nos fracturemos y que ahí nos descubran que tenemos osteoporosis.

Cuando las sensaciones reverdecen y queremos un jardinero para que ayude a poblar el jardín, debemos tener en cuenta varias cosas:

  1. El jardinero debe ser sumamente experto, saber trabajar la tierra para que pueda crecer y desarrollarse la más hermosa flor. Nunca se puede estar con alguien que mete pico y pala, porque solo va a lastimar la tierra, o sea, buscar un hombre gentil, seductor y que tenga plena conciencia que no está con una mujer de veinte años, a esa edad se pone el piloto automático y se arranca, después de los cuarenta y cinco, tiene que mostrar sus dotes de hombre gentil y preocupado por la mujer que va a amar.
  2. Ir al médico, hoy hay lubricantes y óvulos que nos ayudan a tener una relación sexual más placentera sin los dolores que genera la resequedad.
  3. La líbido baja, pero si ese señor es importante, nos produce “ganas”, esas ganas después de los 45 deben ser ayudadas para que podamos vivir un hermoso momento de placer.

Con la llegada del Sildenafil (más conocido por su nombre comercial, Viagra) los hombres fueron objetos de burlas. Siempre la falta de erección ha creado bromas, chistes y demás, pero no sólo ellos tienen problemas con el sexo, nosotras también.

Tenemos que tomar conciencia que después de los cuarenta y cinco se vive otra sexualidad, que a veces una charla elevada tiene tanto erotismo como tenían las caricias a los veinte.

Yo recuerdo que a mis veinte años, la sexualidad era una parte más de la vida, y a uno no le preocupaba, simplemente cuando uno la necesitaba, estaba. Hoy, hay que generar mecanismos para llamarla, hoy no es una parte más, sino que una parte importante porque hay que cuidarla.

No tenemos que renunciar al sexo, al contrario, ser más selectivos. Si estás embarcado en un matrimonio que lleva más de veinte años y el sexo no existe, es momento de buscar nuevos caminos. El sexo no deja de existir, es una instancia que debe ser más cuidada, con otros ingredientes que a los veinte años no existían, la charla, la comprensión, el compañerismo, buscar cosas que disfrutar juntos.

El día que nos sinceremos con la persona que nos importa, vamos a poder consensuar el modo de tener una vida más placentera que incluya todo lo que dejamos afuera a los veinte años porque no le dábamos importancia.

Es momento de disfrutar, con una pequeña ayuda de nuestra amiga la ciencia, que está de nuestro lado.

Anuncios