Vargas Llosa, premio Nobel de Literatura 2010, criticó al gobierno argentino, acusándolos de ejercer el gobierno con populismo y demagogia, y resaltó que nuestra mandatario lleva al país “adelante” con un gobierno corroído por la corrupción.

El premio Nobel lamentó la decadencia argentina, comentando además que fue un país moderno, desarrollado y culto, que erradicó el analfabetismo cuando Europa estaba subdesarrollada, y sostuvo que éste gobierno representa la decadencia.

Recalcó además que basta oír hablar a nuestra presidente, para saber lo que es populismo y demagogia, mientras que cuestionó el nivel intelectual de los mandatarios.

Dijo además que los Kirchner tienen acusaciones gravísimas que jamás aclararon, y que no puede creer que un país que nos dio a un Jorge Luis Borges y a la revista Sur, no vea reflejado en su política sus raíces culturales.

Más o menos es un resumen de lo que dijo Vargas Llosa, declaraciones con las que me solidarizo totalmente, ¿por qué?

Pertenezco a la tan maltratada clase media, y nunca mejor dicho “maltratada”, ya que nuestra mandatario, nos insulta hasta en sus discursos.

¿Podemos concordar con Vargas Llosa cuando cuestiona el nivel intelectual de nuestros mandatarios? Totalmente de acuerdo, solo quien no posee un nivel intelectual adecuado, no puede aceptar que lo que hizo grande a nuestra Argentina es el nivel cultural de la poca clase media que queda, los cuales nos sentimos atacados por negarnos a pertenecer al grupo de vagos crónicos de éste país, quienes son mantenidos por los fondos “hurtados” a los jubilados, más los injustos impuestos de los cuales una vez más, somos víctimas.

¿Es lícito que una presidente concurra a una villa y que felicite por el crecimiento ¿? a los señores que viven con todo enganchado (luz, gas, etc.) en un terreno que no les pertenece?

¿A dónde apuntamos? ¿A Venezuela? Si, ahí la clase media culta es castigada como acá, pero… ¿de qué hablamos? ¿de gobernantes resentidos?

De todas maneras, sigo criando a mi hijo en la cultura, sigo incentivando la lectura de la mejor literatura, la buena música, los grandes pensadores, si no tiene lugar en éste país, va a tenerlo en otro que sepan apreciar su cultura, su formación, su inteligencia y mi pequeño aporte para formar a un ser que pueda colocar un granito de arena para que éste mundo tenga algo más de que estar orgulloso.

Detesto la realidad del fernet, de la delincuencia, de la droga, de la ¿música? que lastima los oídos y el alma. Lamentablemente ese es el mundo que nuestros gobernantes promocionan.

Ojalá esto sea transitorio, y que seamos nuevamente el país del que alguna vez nos enorgulleció pertenecer.

 

Anuncios