Esta sensación de vivir a bordo de un péndulo, además de ser vertiginosa, es extraña, pero en algún punto, me produce placer.
Hace un año, ni sabía adonde estabas, ahora estamos terminando este 2010 y te has transformado en alguien que entra y sale de mi vida, por ahora acepto el juego, y me siento halagada que en algún punto siempre vuelvas.
Hoy las puertas están abiertas con flores y aromas… mañana?… quién sabe.
Feliz 2011!!!

Anuncios