La tierra comenzó a mostrarse fértil, pero el río sigue alto y no es posible cruzarlo.

La Reina comenzó a construir el reino, baja, sube, habla con líderes de otras comarcas, quiere recuperar la paz del corazón y reconstruir su nido. Está sola y espera.

El continúa acariciándola con su mirada y su sonrisa, hoy soltó palabras de esperanza, pero la Reina aún está triste, y aunque le arrancó una media sonrisa, todavía tiene miedo.

Ella quiere que el construya el puente, que cruce el río y vaya a su encuentro, pero aún lo ve distante.

Mientras tanto, ella con esperanza va embelleciendo el reino, para que el dia en ese puente de oro exista y el quiera cruzarlo, solo encuentre paz y belleza en ese lugar.

Anuncios