Daniel Catán

FUENTE: RFI

Se fue como en un sueño, mientras dormía. Final que corresponde a muchas de sus composiciones que tenían ese misterio sonámbulo, zona entre la vida y la muerte, lugar por excelencia de la creación.

Autor de una gran variedad de composiciones, Catán sobresalió en especial en la ópera, pues quería crear un repertorio en español. Para ello trabajó con los textos de los mejores: Octavio Paz, el primero, aunque también Gabriel García Márquez, Carlos Montemayor, Manuel Acuña o Antonio Skármeta.

Filósofo de formación, Catán siempre tuvo una actitud reflexiva ante la música. Pasión, sí, pero pasión con esquema, parecía su divisa, blasón que aplicaba en su vida, dueño de una elegancia que no impedía fuerza y entrega en su trabajo.

Pero al final de cuentas será la ópera la que más lo dio a conocer y en donde dejará su huella. Desde “La Hija de Rappaccini” basada en un texto de Octavio Paz y estrenada en Estados Unidos, hasta su última creación, “Il Postino” basada en la novela “Ardiente Paciencia” de Antonio Skármeta. Esta ópera, estrenada en Los Ángeles con la participación de Plácido Domingo, marcó un punto culminante en su carrera.

Tampoco desdeñó la composición de canciones populares, como “Comprendo”, basada en un poema de Manuel Acuña e interpretada por el tenor mexicano Rolando Villazón.

En Austin acababa de estrenar una versión de “La Hija de Rappaccini” con los alumnos de canto de la Universidad de Texas y preparaba una nueva ópera, “Meet John Doe” ,la película de Frank Capra.

Anuncios