Siempre que lo quierasLa búsqueda del camino en mi vida empezó en mi adolescencia, pasé por muchas disciplinas, religiosas y no tanto.

He aprendido mucho, porque a mi búsqueda he sumado la de mis ancestros, que de un modo u otro, también buscaron el camino.

Recuerdo a mi abuela, muy ecléctica. Le rezaba con la misma devoción a Santa Catalina de Alejandría o a San Marcos de León que a la Madre María o a Pancho Sierra (que no era pariente nuestro). También no faltaba el día de San Pantaleón en la iglesia, o llevarme a Lourdes o a San Cayetano.

Desde mis cuatro años me hacían ir a misa. Recuerdo que mi abuela usaba una mantilla negra y a mi me ponían una blanca. Aún hoy puedo recitarme la misa sin la ayuda del misal ni de nada, la sé de cabo a rabo.

No faltaban las visitas a brujos, hechiceros, espiritistas o esa señora que traían a curar la casa, y que cuando llegaba nos mandaban a mi hermano y a mí al piso de arriba mientras que sin saberlo nadie, espiábamos a esa viejita que gritaba y zapateaba diciendo que estaba expulsando demonios.

Mi padre evolucionó, su búsqueda fue por la filosofía hindú. Era adepto a Krishnamurti y al yoga. Creo que el recorrió un gran camino y espero que después de su partida haya podido encontrar ese Nirvana que buscaba en la tierra.

La posta la tomé yo, pero yo transité por cuanto camino se me presentó, me gusta investigar, probar, saber en que falla cada cosa.

He pasado por diferentes religiones, he investigado, hecho cursos, los libros se han apilado en mi casa, fui una estudiosa, pero si bien los libros me asistieron en el camino, solo yo voy al volante.

Algo que descubrí es que todo lleva a un mismo lugar, todo es mente y de la manera en que nos conectemos con ella, es adonde vamos.

Aún no llegué a la conclusión si hay que desapegarse de la mente o asociarse a ella. Lo que sí creo y aseguro, que soy lo que mi mente crea y lo que mi boca dice.

Fuera de la fase religiosa, el primer libro que llegó a mi vida y que sigo releyéndolo es El Poder Mágico de la Voluntad de Claude M. Bristol, un libro que recomiendo para quienes entramos en la búsqueda del mejor camino a seguir.

Lo único que hoy tengo claro, que la religión no es mi camino, cuidado, no hablo de Dios, que sí es quien a mi modo de ver está en mi vida, hablo de religiones, instituciones eso está ya dentro del camino que decidí no tomar.

Mientras busco, lo mejor es una sonrisa y tener el convencimiento que día a día avanzo un paso más hacia mis objetivos.

Hace unos meses vino a mi programa la Lic. Cristina Perrucci a hablarnos de La Ley de Atracción… El Secreto, y éstos son los tips que nos dejó:

Los Cuatro Pasos para Alcanzar tus Metas

Paso 1: Definir un objetivo.
Al definir un objetivo estamos señalando que deseamos obtener algo en particular. Un nuevo trabajo, un auto, salud, amor, etc.
Sin lugar a dudas, esto es lo primero que debemos hacer; desear algo con todo nuestro corazón. Debemos enamorarnos de nuestros deseos.
De éste modo comenzaremos a enviarle una señal al universo.

Lo primero que haremos será enviarle una petición al universo (una señal), éste la recibirá y nos devolverá otra señal que será equivalente al estado vibracional en el cual nos encontremos.

Es decir, si enviamos un sentimiento de tristeza, recibiremos más de lo mismo. Si le dices al universo: ”Estoy triste” el universo te dirá: ”Estas triste”, y de éste modo alimentarás más y más ese sentimiento.

Una vez que recibimos la señal del universo vamos a evaluarla según nuestro sistema de creencias.
Por ejemplo: Le pedimos al universo que nos proporcione una idea para ganar dinero. Éste nos dará algunas formas de conseguirlo y según nuestro sistema de creencias aceptaremos las ideas o las rechazaremos. Si creemos que es posible aceptaremos algunas ideas y las llevaremos acabo, en cambio las ideas que creamos que son imposibles o no van de acuerdo con nuestros valores, las rechazaremos.
Básicamente el universo funciona del siguiente modo: Enviamos una petición, el universo la recibe, nos envía respuestas y según nuestro sistema de creencias actuaremos.

Paso 2: Visualizar.
Una vez que tengamos en nuestra mente ese deseo, ese objetivo, esa meta, ese sueño, debemos visualizarlo.
Vamos a imaginar ese nuevo auto, esa nueva casa, ese nuevo empleo.
Lo más importante dentro de éste proceso de visualización es el sentimiento. Debemos imaginar nuestro objetivo y sentirlo.
Vivimos en un mundo donde los sentimientos fluyen a nuestro alrededor, si realizamos una visualización sin sentimientos no obtendremos resultados y nos frustraremos.
Debemos imaginar y sentir, y de éste modo nos sentiremos muy felices, contentos, alegres porque hemos visto nuestra meta realizada y eso nos motiva a seguir trabajando para conseguirla.
La visualización es fundamental en el proceso de atracción, nos permite acelerar el proceso y sobre todo nos genera un mejor estado emocional.

Paso 3: Agradecer.
Si queremos ser felices y atraer todo lo que deseamos en ésta vida debemos estar completamente agradecidos.
La gratitud tiene un poder inmenso para generarnos un estado vibracional muy saludable.
Existe una frase que nos dice:

Estoy completamente satisfecho, solo quiero más.
Esa es la clave para atraer todo lo que deseamos, debemos sentirnos llenos, satisfechos por todo lo que tenemos, de éste modo seremos felices y obviamente vamos a ir tras nuestros sueños con mucha más fuerza y alegría.

Paso 4: Recibir.
Luego de definir nuestros objetivos, de trabajar para conseguirlos, de imaginar nuestros sueños realizados, de agradecer y mantenernos en un estado de prosperidad, por fin llega la hora de recibir.
Al recibir nos sentiremos realizados y nuestro estado emocional seguirá mejorando día tras día.
Nuestras técnicas y nivel vibracional para atraer lo que deseamos mejorarán a medida que atrapemos más y más sueños.
La ley de la atracción funciona a cada instante, ella no se detiene, siempre esta presente.
Por eso te aconsejo que comiences a actuar, define tus objetivos, imagina tus sueños, agradece y valora por todo lo que tienes.

Pongamos en práctica los cuatro pasos, y de esa manera intentemos llegar al viernes con una meta realizada.

Todo lo que quieras en la vida, primero tienes que darlo. ¿Quieres amor? Dalo. ¿Quieres ser apreciado? Aprecia. ¿Quieres comprensión? Comprende. ¿Quieres belleza y felicidad? Dásela a otros.

Tienes la habilidad de dar mucho amor, aprecio, comprensión y felicidad a muchas personas cada día.

¡Que tengas una noche maravillosa!

Anuncios