Y aunque suene el título a un elemento que se utiliza para estimularse eróticamente, no hablamos de un aparato, sino de una persona, pero es increíble como hay quienes funcionan como disparadores de actitudes que suponemos que están tan escondidas, que nadie las vé.

Desde 1988 vivimos al borde de la convivencia, ah, en el medio yo me casé con otro y el convive con otra. pero pasa el tiempo y algo intangible existe, que ninguno de los dos puede alejarse definitivamente.

Pude traducir lo que provoca en mí. Después de mucho tiempo de terapia, hemos llegado a la conclusión con una amiga que no me supera en años de tratamiento pero se esmera en alcanzarme, que el secreto está en la autoestima, y puedo afirmar que tuve un terapeuta que trabajó con ella dos años, y luego de eso fue el período más brillante de mi vida, desde donde se mire.

Y él sin ser psicólogo, tiene la llave que abre la puerta de mi corazón que contiene un dispositivo como era antiguamente el cebador del auto, ese que te ayuda a arrancar, y de ahí en más, la vida es maravillosa.

Y volvió el mes pasado, con la propuesta de convivencia renovada. Se fue, me puse las pilas, bajé 6 kg. empecé a vivir en una nube de estupidez, porque entre nosotros, la magia existe, la magia se renueva cada vez que nos miramos a los ojos, y aunque pasen diez o quince años sin vernos, siempre estamos dentro de la garantía de los seis meses, la pasión no desaparece, la magia crece y es increíble.

Con él siento que puedo enfrentar a un huracán, y que voy a salir airosa. Y luego de su último viaje, fue así.

Sabía que octubre nos iba a regalar un nuevo encuentro. Me preparé, cerré la boca, me olvidé del hambre. Mi ego creció y me empecé a sentir una diva.

Hoy me enteré de que finalmente no venís. En otro momento de mi vida me hubiera desquitado con la heladera, pero esta vez fue diferente, se me fue el hambre definitivamente.

Empecé a dedicarte canciones, y aunque te diga en ellas que no te amo, cuando nuestros ojos se cruzan los imanes funcionan, y me zambullo en el azul de los tuyos.

Y ahora… en principio prescindiré de la puerta del corazón de la que vos tenés la llave, y luego planificar el día a día.

Sólo me queda seguir, sin la ilusión de verte, pero con la esperanza de que algún día pueda saber de qué se trata esta magia.

Anuncios