Últimamente nos vienen asustando, que se viene el fin del mundo, los mayas dice que llegamos al mes que viene, tuvimos la locura del 11-11-11… pero sinceramente lo primero que realmente me asusta es esta noticia tremenda, que en veinte años nos quedaremos sin chocolate.

Los amantes del chocolate, deberemos poner mucho dinero, para conseguir nuestra dorada (o mejor dicho marrón) obsesión, ya que los expertos afirman que los agricultores abandonarán los cultivos de cacao en África Occidental.

El chocolatero londinense Marc Demarquette, fue el asesor para un documental de la BBC, en referencia a la problemática de los campos de cacao de África Occidental, y junto a John Mason, director ejecutivo y fundador de la sede en Ghana del Consejo de Investigación de la Conservación de la Naturaleza, han pronosticado que la escasez en la producción a granel en África tendrá un efecto devastador:. “En 20 años el chocolate será como el caviar se volverá tan raro y tan caro que la persona promedio simplemente no será capaz de afrontarlo “.

La razón de esta escasez inimaginable – que ha sido presagiada por la duplicación de los precios del cacao en seis años a un máximo histórico en las últimas tres décadas – es simple: Los agricultores de los países que producen la mayor parte del cacao comprados por las multinacionales que controlan el mercado han encontrado el cultivo de una cosecha amarga. Las recompensas mínimas que han recibido históricamente no ofrecen incentivos para el trabajo de mucho tiempo de replantar los árboles que mueren – una tarea que por lo general significa pasar a una nueva área de bosques con dosel y esperar tres a cinco años para un nuevo cultivo para madurar .

La situación de los agricultores es tremenda, y los hijos de éstos buscan otros trabajos, ya que en los campos de cacao la esperanza de vida son solamente 56 años, y ven que sus padres no llegan a ganar U$S 0,80 cts. diarios.

La buena noticia para los consumidores es que el cacao, que sólo se pueden cultivar en latitudes dentro de los 10 grados del ecuador, también se produce en América del Sur, el Caribe y Asia, pero se supone que no podrán cubrir la demanda mundial.

La mayor esperanza, es un proyecto de Nestlé para replantar árboles 10 millones en la próxima década: “Pero estos son sólo para las cooperativas con las que trabajan, y la replantación se constituye en alrededor de un cuarto de los árboles que se han perdido . Su objetivo es adquirir los productos de las cooperativas en el futuro, y no por la compra de los exportadores locales “.

La verdad, me pregunto… ¿qué haremos sin chocolate? ¿Cómo canalizaremos nuestras depresiones? ¿Dónde voy a conseguir mi Marquisse de chocolate? ¿Cómo voy a mirar una película tirada en la cama sin saborear mis “Tres Sueños”?

Es la peor noticia, se podrá acabar el mundo mientras saboreo una barra de chocolate, pero sin él, hasta un final de película es amargo.

Anuncios