Es algo trillado, la crisis de la página en blanco, pero es la realidad, no sé qué es lo que pasa, pero hace meses que no se me ocurre una idea potable.

Ayer me puse a ver Deconstructing Harry (1997- Woody Allen), y en una escena una prostituta le pregunta por qué toma antidepresivos, y el responde “Porque mi espíritu está en bancarrota”. Me pareció una frase genial y muy aplicable a mi momento personal presente, así es como me siento.

Tuve un año para olvidar, desde el punto de vista que se mire, y creo que mi espíritu quedó en bancarrota, porque no le quedó ni un ahorro, le saqué todo lo que tenía con el propósito de sobrevivir, y simular que todo está bien, pero la verdad es que está todo mal.

Los que suelen leer este blog, compendio de emociones y frustraciones, verán que no escribo seguido ultimamente, es que hoy no tengo un espíritu amigable para albergar a las Musas, ni siquiera para tomar un té. Estoy seca, vacía y la creatividad día a día se va rodando entre lágrimas.

No temo, no es la primera vez que me pasa, simplemente no quiero que dure tanto tiempo como mi última crisis.

Espero que se encienda una luz, aunque sea pequeña; y que sea la que indique el camino para volver a crear. 

Anuncios