8 de diciembre, día de la Virgen María, y de todas las mujeres.

Quizá alguien no comparta mi pensamiento, y está en todo su derecho de hacerlo, pero pienso que en María Dios representó a todas las mujeres, y yendo un poco más allá, fue el perdón del pecado original.

Si nos ponemos a pensar, María fue la primera persona elegida por Dios, fue en ella en quien depositó su confianza para gestar a su hijo. No es cosa menor que Dios le haya entregado a una mujer semejante compromiso, y ella salió airosa, Jesús fue el Fruto Bendito de su Vientre.

Pocas son las religiones que reconocen el rol de la mujer como la Católica. El protagonismo de María es total y absoluto y le dan el lugar que merece.

Los protestantes dejan de lado a María. He consultado a evangélicos y ellos me dicen: “Si, María es la madre de Jesús”, pero siento (y perdón si hiero a alguien) que la visión de ellos es como si fuera una mujer común, y que no toman en cuenta que fue una elegida de Dios.

A pesar de haber sido la primera elegida, y que el desarrollo de la humanidad haya estado marcado por el catolicismo, las mujeres hemos tenido que batallar por nuestros derechos, y en el camino si bien ganamos algunos, perdimos otros que teníamos. No obstante, en todo el mundo, las mujeres aún ganamos menos que los hombres, ganarnos un puesto nos cuesta el triple de trabajo, y quizá es momento de plantearnos que es lo que estamos haciendo mal, porque somos nosotras que criamos a la gente que luego nos desplaza. Quizá en un futuro cambien las cosas. Hoy somos muchas las mamás divorciadas que nos desangramos para mantener nuestro hogar, y los hijos lo ven. Espero que el día de mañana si mi hijo tiene que tomar una decisión, recuerde los sacrificios de su madre para evaluar una decisión justa. Pero hoy, celebremos en María el día de todas las mujeres, y hoy más que nunca recordemos que fue Dios quien nos eligió.

Amén

 

Este blog participa de los Premios 20Blogs 2011 del periódico 20 minutos. Para votarlo, accedé AQUI 

Anuncios