Lo que les voy a contar, es estricta información, que además está publicada en varios periódicos. Quiero aclarar que no es bronca contra la marca, ya que soy usuaria de ella, y sinceramente tengo excelentes resultados, por eso me pone mal que acudan a la teatralización extrema del efecto de sus productos, y más que acudir a la ficción, están mintiendo, porque nos prometen resultados que ni un cirujano plástico se atrevería a garantizar.

Desde hace tiempo, la empresa L’Oreal está siendo observada en sus campañas, por publicidad engañosa, que si bien  son fuegos artificiales, no todas las mujeres sabemos que existe el photoshop para tunear las caras y que parezcan perfectas,

La foto que inicia el post es la actriz británica Rachel Weisz, en la foto de la izquierda, es como aparece en las “promesas” de la publicidad y en la derecha es como se ve todos los días.

L’Oreal por esta publicidad ha sido amonestada por la Autoridad de Estándares de la Publicidad del Reino Unido, que vigila de cerca a la reincidente marca francesa. Después de retirar hace pocos meses dos campañas que exageraban el efecto de una base de maquillaje en la piel de la actriz Julia Roberts y la modelo Christy Turlington, este miércoles ha vuelto a prohibir el anuncio de una de sus cremas. 

En 2007, Penélope Cruz estuvo en el centro de la polémica cuando este mismo organismo denunció que la marca francesa había utilizado pestañas postizas para promocionar un rímel. L’Oreal reconoció que había añadido “algunas pestañas postizas” a los ojos de Cruz pero dijo “la autoridad debería aceptar estas prácticas y no verlas como engaño”.

Ha sido una vez más la parlamentaria liberal demócrata Jo Swinson quien ha denunciado la imagen de Rachel Weisz: “La industria de la belleza tiene que dejar de engañar a los consumidores con imágenes fraudulentas”, ha dicho. “Debería haber mucha más diversidad en la publicidad, muchos más colores de piel, muchas más edades, muchas más formas… Las imágenes pueden ser muy seductoras sin necesidad de ser falsas”, ha añadido.

Esta parlamentaria, la misma que advirtió el año pasado los exagerados efectos del maquillaje de Roberts y Turlington, es la fundadora de la Campaña por la Autoestima, que procura contrarrestar los efectos negativos y “aportar un punto de cordura” al bombardeo de celebrities y gente linda a quienes la televisión y las revistas someten a la audiencia británica.

Por su parte, L’Oréal se ha defendido en la voz de uno de sus portavoces, quien además de señalar que la empresa “no cree que se haya exagerado el efecto que se puede lograr utilizando este producto”, ha dicho que la marca está “decepcionada”.

Con sinceridad, creo que el departamento de marketing está errado, porque quien no sepa lo qué es Photoshop, después de probar el producto y quedar un poquito mejor de lo que somos y estar muy lejos de lo que se ve en el anuncio, no se va a vender más, y en realidad el producto sirve.

Es triste, porque no se dan cuenta de que están perjudicando la autoestima de millones de mujeres en el mundo, que casualmente son sus clientes.

Y para que vean que no necesitan deformar la realidad, les regalo una foto mía recién despierta sin maquillaje, tomada con un celular sin retocar, con 49 años, usando Revitalift, que es la misma crema que anuncia Rachel Weisz.

Ser bella, es una cuestión de actitud.

Fuente: Diario El País

Anuncios