En Buenos Aires lo llaman Pochoclo, en Córdoba o Santa Fé Pororó, los americanos le dicen Pop Corn y en Brasil Pipoca. Los argentinos aprendimos que era el compañero ideal para el cine, viendo películas cuando por el tonito del doblaje mexicano le decían Palomitas de Maíz, cuando acá ir al cine era tener a mano la cajita del Maní con Chocolate, pero se metió en nuestra cultura, y no falta en cualquier cine con sus variedades: dulce, salado o con manteca. En la década del 90 apareció en unas cajitas con la cara de Paul Newman, haciéndonos el hábito de ponerlo en el microondas y… voilà! el mejor Pop Corn al estilo “Pochoclo”.

Antes de que me lo cuente la ciencia, yo había notado algunos beneficios de este alimento completo. Mis problemas de ansiedad son nocturnos, yo siempre fui la típica mujercita que de día no come casi nada, pero mis visitas nocturnas a la heladera,eran frecuentes. Un día descubrí que después de cenar, lavar los platos y ducharme antes de ir a la cama, me preparaba pochoclos, pero no de microondas, a la criolla, un poquito de aceite en la cacerola, poner un grano de maíz pizingallo hasta que explote, ahí está la temperatura justa, y luego 3/4 partes de un pocillo de café de maíz. Tapar la cacerola y cuando comienzan a explotar, mecer la misma con la gracia de estar bailando un merengue con ella. Cuando termina de explotar el maíz, un poco de sal, mezclar, directo al bol y a disfrutar mirando TV.

Yo notaba que bajaba de peso porque había cambiado las galletitas dulces nocturnas por el pochoclo, pero mi nutricionista me decía que no podía ser, que el maíz engordaba. Finalmente el tiempo me dio la razón, porque científicos americanos descubrieron que es rico en antioxidantes.

El pochoclo ya fue elegido como un buen alimento para la dieta debido a su bajo tenor calórico, y ahora un grupo de científicos afirman que tal vez supere a frutas y verduras en número de antioxidantes y polifenoles, además de tener una serie de beneficios para la salud, inclusive combate el envejecimiento y ayuda a combatir las moléculas dañinas que pueden perjudicar a las células.

Algunos especialistas americanos desconfían del potencial del pochoclo porque es compuesto de apenas un 4% de agua, mientras que los antioxidantes están más diluídos en frutas y vegetales, que poseen hasta un 90% de agua, pero una porción de pochoclo tiene hasta 300 mg. de antioxidantes, prácticamente el doble de los 160 mg. de las porciones de frutas.

Ellos también descubrieron que la cáscara crocante del pochoclo tiene la más alta concentración de antioxidantes y fibras. Los científicos de la Universidad de Scranton, Pensilvania, revelaron su descubrimiento en una reunión de la Sociedad Química Americana, en San Diego, en los Estados Unidos.

– Esas cáscaras merecen más respeto. Nutricionalmente, son pepitas de oro – dice el investigador Joe Vinson al diario “Daily Mail”.

Pero Vinson alertó que las personas no deben dejar de consumir frutas, legumbres y verduras para vivir a base de pochoclo que no contiene vitaminas y nutrientes esenciales. Mientras tanto, aclaró que el pochoclo tiene muchos otros beneficios para la salud:

– El pochoclo puede ser el aperitivo perfecto. Es la única comida hecha 100% de granos no procesados. Todos los demás son procesados y mezclados con otros ingredientes. Una porción de pochoclo proporciona más del 70% del consumo diario de granos integrales. Una persona corriente acostumbra ingerir apenas la mitad de la porción indicada de granos integrales por día, y con el pochoclo puede cubrir esta necesidad de una manera muy agradable.

Los científicos informaron además que el modo de preparación es la llave para tener acceso a los beneficios del pochoclo para la salud.

– El pochoclo de cacerola tiene menor número de calorías que el de microondas que tiene el doble del tradicional.

Así que antes de sentarte a mirar la película que te gusta, preparate un bol de pochoclo, tu salud, tu figura y tu ansiedad, eternamente agradecidos.

Anuncios