A esta altura de mi vida, no pensaba que una película me haría replantear mi manera de pensar…

Hacía días que andaba con la película en mi Pen Drive de un lado a otro, nunca encontraba el momento justo para verla, y luego de haberlo hecho, pienso que mi inconsciente me llevaba a evitarla, no porque juzgue su calidad como film, que por otra parte es excelente, sino porque me despertó dudas sobre mis creencias de toda la vida.

Tengo 32 años de psicoterapia en mi haber, los primeros furiosamente freudianos, y los últimos… bueno, se podría decir que ya no hay puristas ni en el psicoanálisis. A lo que apunto específicamente que a pesar de que mis tratamientos iban siguiendo la rutina dejada por Freud, desde adolescente me metí de lleno en el mundo Junguiano, desde el I Ching, el Tarot, pero fundamentalmente sintiéndome en comunión con Jung en su búsqueda espiritual. Leí mucho Jung, y me compenetraba en lo que él pretendía encontrar, a pesar de que nunca lo tuve claro, la respuesta en cosas que no partían de uno mismo, sino que de otro tipo de energías, cuestiones que podemos adivinar, percibir, pero nunca afirmar que son verdades.

Quizá sean los años que me han vuelto escéptica, es posible. Pero visto desde la óptica del cine, en A Dangerous Method, uno ve a un Jung, a mi juicio bastante inestable, con la comodidad de tener una esposa rica, intentando sobrepasar los límites y en cambio a Freud lo muestran como un científico preocupado objetivamente por sus investigaciones sin permitir que sus propios problemas le causen problemas.

Probablemente alguien me dirá que la película ha sido para mostrarlo a Freud como más objetivo y equilibrado, no lo sé, pero si bien no conozco demasiado los hechos de la vida personal del Freud y si los de Jung,  los mismos están reflejados en el filme con veracidad en referencia a la historia.

La aparición de Otto Gross en la película, es fundamental para insertar la duda en Jung. Magistralmente interpretado por Vincent Cassell, y además creo que Otto Gross ha sido en la historia el espejo en el que muchos quizá se quieran ver, todo lo que un hombre pueda tener acceso, totalmente incontenido. Otto Gross fue alguien con ideas agudas y totalmente inspirador, a pesar que quizá su personalidad daba miedo, pero miedo a uno mismo, a ver adonde era capaz de llegar el ser humano, además de ser un ser totalmente seductor, al punto de generar dudas en cualquiera.

Terminé de ver la película, y quedé con el sabor amargo de décadas de equivocación, planteándome que busqué la fantasía en todo y que para vivir bien en el aquí y ahora, preciso saborear y palpar la realidad, y que Jung me llevaba  a justificar un mundo que yo creía que era posible, y alejarme de aceptar la realidad como un primer paso para estar mejor.

Hablando estrictamente del film, encuentro una conexión con otras películas que me han marcado, Dangerous liaisons, Mary Reilly, Carrington y es el mismo guionista Christopher Hampton, y me pone feliz saber que sin autor no hay una buena obra, aunque seamos el último orejón del tarro.

Magistralmente dirigida por David Cronenberg y con la excelsa actuación de Keira Knightley, Michael Fassbender y Viggo Mortensen, “A dangerous method” es una película imposible de perder. No sé si a todos les hará replantearse cosas, porque gracias a Dios no todo el mundo vivió pendiente del psicoanálisis como yo lo hice durante muchos años, pero para disfrutar un excelente filme, hay que verla.

Anuncios