El Dr. Paul Howard Frampton un eminente físico se envolvió en un romance virtual que terminó con su detención en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza con dos kilos de cocaína, acusado de ser un narcotraficante. Una increíble historia de Carolina del Norte a Buenos Aires, con condimentos de Reality Show

Hace muchos años se empezó a hablar de la inteligencia emocional, valor que no todos los brillantes tienen, se sabía que de acuerdo a lo que nos enseñaba Daniel Goleman en sus libros no era un valor que se encontraba en cualquiera, ni siquiera en las eminencias.

No hay ninguna duda que al aparecer las relaciones virtuales, se incrementó la fantasía y la posibilidad de que quien no es tan agraciado físicamente, pudiera encontrar a su alma gemela de una manera más fácil, ya que no hay dudas de que la primera impresión es visual, y de modo virtual siempre está la posibilidad de conocer a alguien sin rimel, de poder susurrar al alma antes que al ojo, pero del mismo modo, al entregar el corazón es posible que no siempre ambas partes tengan buenas intenciones.

El Dr. Paul Howard Frampton, una eminencia de la física teórica, fue encantado por una mentira que le susurró el alma, cuando a través de un chat de Yahoo, conoció supuestamente a Denise Milani, una modelo checa que fue Miss Bikini World 2007, y a partir del flechazo el Dr. Frampton solo quería estudiar el físico de la agraciada señorita, aunque al día de hoy sospecha que la chica en cuestión no existía.

El 23 de enero pasado, estaba deambulando por el Aeropuerto Internacional de Ezeiza desde hacía 36 horas, esperando a su princesa que nunca se dejó ver, en ese momento el Dr. Frampton comenzó a pagar el alto precio de la inocencia. Fue detenido por narcotráfico, y desde ese instante está aprendiendo en el pabellón número cuatro de la cárcel de Devoto junto a 80 reos, que el engaño existe y puede ser letal.

Frampton sigue pensando en términos de la física, a tal punto que cuando le realizaron una entrevista para la revista Viva, el dijo:

“Hace 137 días que estoy aquí. El 137 es un número muy famoso para la física. ¿Quiere saber  por qué? Uno sobre 137 es la carga eléctrica sobre un electrón. ¿No es  interesante eso?”.

La historia, que quizá en el futuro llegue a Hollywood cuenta que esta eminencia de 68 años, conoció a esta bella mujer por un chat. Es engañado desde un principio, porque ella le dijo que por posar en bikini le pagaban millones de dólares, fue así que Frampton hizo un raid delictivo sin saber que estaba delinquiendo. La endiablada princesa le enviaba pasajes, de Carolina del Norte a Toronto, de Toronto a Santiago, de Santiago a La Paz, donde estuvo diez días esperando a su princesa, que nunca apareció, pero como estaba en un hotel con una computadora con internet conectándose con el mundo por ese medio, no se dio cuenta.

En el hotel apareció un hombre que le informó que era el agente de la señorita y que una vez más, ella no vendría, pero le dejó una valija vacía que según le dijo era de ella para que se la traslade. El próximo punto de encuentro era Bruselas, pero se encontrarían en Buenos Aires, en Ezeiza. Previamente un amigo le había dicho que no transportara ninguna valija, pero… la pasión (o la patología, vaya uno a saber qué es más fuerte) hizo que traiga la valija a Buenos Aires.

Perdido en la nebulosa de encontrar el gran amor y la ausencia, deambuló 36 horas por Ezeiza, hasta que habló con un amigo y al olfatear el engaño, lo convenció de volver a Carolina del Norte. Triste y desanimado, decidió que era el mejor camino, y mientras esperaba para embarcar, fue llamado por el altoparlante para luego quedar detenido.

La comunidad científica está haciendo lo posible para aclarar la situación. En estos momentos espera el juicio y se fijó una fianza de un millón trescientos mil pesos, suma imposible de reunir, ya que fue despedido de su cargo en la universidad de Carolina del Norte, y en Buenos Aires no tiene a nadie. Sus defensores son de oficio, y ya ha cambiado tres. La UBA y la UNLP le ofrecieron un trabajo, a fin de darle una mano y de aprovechar a esta mente brillante.

Aparentemente, no es la primera vez que Frampton corre detrás de una quimera, ya fue estafado, y ha viajado hasta China en la búsqueda de un amor virtual.

Esperemos que Frampton quede en libertad a la brevedad si es realmente inocente y que aprenda la lección. No correr más detrás de una fantasía.

Como corolario solo me queda decir que aunque sean eminencias, el corazón siempre puede jugarnos una mala pasada. El ser humano, llegue adonde llegue, siempre vive buscando esa media naranja que lo reuna con su alma gemela, y que aunque haya compartido trabajo con tres premios Nóbel, cuando manda el corazón, no hay capitán que le desvíe el rumbo.

CV del Dr. Paul Howard Frampton

Anuncios