Mientras Eva Perón logró el voto femenino, hoy en Argentina Cristina Fernandez de Kirchner negocia con un país donde las mujeres tienen prohibido el voto y aún sufren mutilación genital

Ellas bailan solas, aunque la presidente argentina en un gesto simpático haya intentado compartir la kizomba que es el baile que nació en Angola. Estas mujeres serían hoy el dolor de Eva Perón si estuviese viva, ya que ni en sueños ella hubiera negociado con un dictador como José Eduardo Dos Santos, en un país donde las mujeres solo tienen obligaciones y donde aún se las mutila genitalmente.

Hoy me pregunto ante la imagen de una Eva Perón tan fuerte, como se llega a que una presidente negocie con un dictador que vulnera los derechos de las mujeres?

La kizomba que bailó Cristina no es el baile que padecen las angoleñas. Las angoleñas sufren por su libertad , y de ellas depende que el lema de su país se haga más fuerte: “la virtud unida es más fuerte”.

El 31 de agosto, habrá elecciones legislativas en Angola por tercera vez desde 1975, donde la voz femenina deberá unirse al proceso de democratización.

No solamente la mutilación genital es uno de los mayores problemas, también lo es la violencia doméstica, sin embargo el Ministerio de la Familia y Promoción de la Mujer, no ve irregularidades.

En Angola existe legislación nacional a favor de la mujer, como la Ley contra la Violencia Doméstica y la propia Constitución dictada en 2010. Pero no es suficiente cuando se vulnera cada punto dictado. No se “promueve la igualdad entre el hombre y la mujer” (Artículo 21 de la Constitución apartado K); y el hombre y la mujer tampoco “son iguales en el seno de la familia, de la sociedad y del Estado, disfrutando de los mismos derechos y correspondiéndoles los mismos deberes” (Artículo 35 de la Constitución apartado 3).

Pero lo anecdótico de todo ésto, es que en Argentina se ha invocado hasta el hartazgo a Eva Perón, desde mandatarios políticos a el mundo del espectáculo, y si bien Eva Perón ayudó a que las mujeres nos expresemos en una urna y luchó por la digndad de la mujer, hoy quienes invocan su nombre negocian con dictadores que destruyen la decencia femenina, cuestión con la que Eva Perón no comulgaría.

Lo triste de todo ésto, aunque la foto de Eva Perón figure en Londres, en Broadway y en tantas ciudades donde se intenta reflejar una parte de su vida en una ópera rock escrita por Andrew Lloyd Weber, los principios de Eva se han ido en un relato de una cadena nacional, donde se usa su nombre para negociar en connivencia con tiranos.

Eva dijo, volveré y seré millones, pero en el aniversario 60 de su muerte, volvió en un billete de cien pesos totalmente devaluados.

Sin raíces, sin fe, y torciendo la historia el futuro es bastante oscuro. No llores por mí Argentina…

Anuncios