vamos por todo
La historia empieza un domingo aburrido como cualquier otro, en el que me fui con mi hijo a Easy para comprar una maceta y tierra para un trabajo de germinación del colegio. Nos fuimos caminando muy tranquilos, llegamos a Easy y mientras caminábamos tranquilos eligiendo lo que íbamos a comprar, una promotora se me acerca, ofreciéndome la tarjeta CENCOSUD. La señorita me pide el documento, y a los pocos minutos vuelve diciéndome: -usted ya tiene la tarjeta! le respondo que no la tengo, y me da un número de teléfono para comunicarme, a fin de que me aclaren qué pasaba con ese plástico que yo no tenía y ellos juraban que estaba en mi poder.

En principio no le dí importancia, porque en un tiempo yo tuve la tarjeta de Jumbo de puntos, y pensé que probablemente la hubieran emitido sin mi autorización, y como yo me mudé del domicilio que vivía cuando tenía ese plástico de puntos, la tarjeta estaría en CENCOSUD. Pasé una semana intentando comunicarme, infructuosamente porque solo escuchaba musiquita y “nuestros operadores están ocupados”, así que el sábado me senté tranquila con el teléfono con toda mi paciencia, hasta que me comuniqué con una operadora de CENCOSUD.

Ahí se me informa que yo “poseo” una tarjeta adicional solicitada por una mujer que me informaron nombre y apellido, la cual no conozco, y el plástico que “supuestamente” poseo, nunca pasó por mis manos. Me agregaron que en octubre de 2011 se hizo con “mi” tarjeta una compra grande, pero que me quede tranquila porque la cuenta estaba en cero.

A ver, lo alarmante no es que no tengo una deuda que jamás generé, el problema es que hay una persona portando una tarjeta de crédito con mi nombre y mi DNI. Que cuando yo hago compras con mi tarjeta, a mí me piden documento, entonces me planteo.. ¿esta persona tiene un documento apócrifo con mis datos?

En el call center de CENCOSUD que sospecho que debe estar en Colombia ya que las que atienden son señoritas colombianas, al EXIGIRLE que den de baja ese plástico me dijeron que tenían que hablar con la titular. A ver, la titular que pidió un plástico a mi nombre, con mi número de documento y mi dirección, es una estafadora.

Al mirar la página Web de CENCOSUD, no existe domicilio legal, o sea, están USURPANDO MI IDENTIDAD, y no puedo hablar con nadie.

Hice la denuncia a la comisaría que me corresponde, y se me informó off the record, que hay muchos documentos gemelos circulando. Realmente me puse a pensar en las palabras de la presidente, “Vamos por más, nunca por menos” “Vamos por todo”. Todo, evidentemente, es por nuestra identidad.

Yo pienso seguir legalmente todo lo que deba hacer, caiga quien caiga, porque han ido por mi identidad, por mi buen nombre y honor.

Sería interesante, ya que hay tantas web para todo, que haya un sistema para que poniendo nuestro documento nos enterásemos quién está haciendo uso y abuso de nuestra identidad, sin que nosotros lo sepamos. Yo me enteré de ésto casualmente, pero… cuántas tarjetas, solicitudes de crédito y otras estafas, pueden estar haciendo con nuestra identidad?

Cuidado, en Argentina el crimen paga, y hoy es el país de criminales y mafiosos.

Anuncios