2012-calendarMe encontré con la sorpresa de que Facebook hizo a su antojo un resumen de mi año, realmente creo que no deberían meterse en eso, ya que uno intenta poner lo mejor de uno, pero mi resumen personal, no es como el de las fotos lindas de Facebook.

Habitualmente le tengo miedo a los años bisiestos, quizá me inculcaron desde chica que traían mala suerte. Tuve dos años bisiestos en que me sucedieron cosas buenas, pero inevitablemente terminaron mal, 1980 y 1984. 1996 fue uno de los peores años de mi vida y en el 2000 perdí a mi padre, en el 2008 empecé a perder a mi familia y en el 2012 perdí mi casa y juro por Dios que estoy viviendo un infierno. Si bien dicen que no hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo soporte, este año también perdí a una persona que amé, fue el cierre trágico, y me enteré de ello el día de mi cumpleaños. Una de mis mejores amigas casi queda ciega. Creo que los años bisiestos han sido malos, pero ninguno como el 2012.

Este año hubo pocas fotos y muchas lágrimas, este año no me sentí linda, me sentí vieja y arruinada.

Tengo que agradecer algunas cosas, el amor de los amigos siempre presente, mi hijo que a pesar de que él también perdió su casa se esforzó y termina bien el año en el colegio y con muchas expectativas.

Voy a recordar mi 2012, como uno de los peores años de mi vida, donde se cayó el velo y la maldad está presente todos los días.

Deseo que el 2013 algo cambie, por lo menos que pueda tener un hogar para mi hijo y para mí, solos. Que tenga un trabajo que sea de acuerdo a mi currículum, y que Dios me ayude a poder pagar la cuota del colegio de mi hijo. No pido demasiado.

Cuando perdí a mi familia, me pasaba leyendo el libro de Job en la biblia, sentía que a pesar de todo tenía que mantener intacta mi fe en Dios. A Job le sucedieron muchas cosas malas, sin embargo mantuvo su fe a pesar de todo. Yo estoy en el mismo camino, sin embargo dicen que Dios no manda cosas que no podamos soportar, yo sinceramente no puedo más.

Espero que el resto de los días que quedan de este año, sean felices. Mi hijo se va de viaje de egresados y a su regreso nos vamos un mes a descansar. Mientras tanto me preparo para pasar mi primer nochebuena sola, en la que voy a orar para que se termine este calvario, y que nunca más tenga un año como el 2012.

Anuncios