Hugh JackmanAnoche se entregaron los Golden Globes y ahí estaba con su estatuilla, para mí el hombre perfecto… Hugh Jackman. ¿Alguien se dió cuenta lo lindo que es? Pero mientras mis ojos se deleitaban con ese Apolo, sucedió lo que siempre pasa con las entregas de premios, lo que quizá podemos llamar reunirse con amigos de otra manera.

Golden Globes, Oscars o los locales Martín Fierro, cuando se entregan esos premios, nadie convoca pero es inevitable, desde cualquier parte del mundo en que estemos, encendemos la TV, y nos conectamos a Twitter. Ahí siempre estamos las infaltables, las dos Negras, Andrea Bisso Feliu y yo. Las otras chicas colegas se van sumando. Aunque nos separe la distancia, estamos juntas, informamos los premios, y de paso comentamos sobre lo que todas las mujeres adoramos: vestidos y hombres.

Mi viejo amor platónico Kevin Costner con varios años encima, pero lindo como siempre, Dustin Hoffman a  pesar de sus años su presencia nubla el resto del escenario, Señor Actor. Jeremy Irons, con esa seducción que lo acompañó toda su carrera, y ese inglés perfecto, otro Señor Actor, mi admirado, gran actor y luego de una vida tormentosa recuperarse y seguir actuando cada vez mejor, Robert Downey Jr. . Claro, hay decepciones, George Clooney que a pesar de haber tenido relámpagos brillantes como actor, nunca podemos ponerlo en el mismo grupo que Hoffman, Irons, o Downey Jr. pero siempre fue el galán lindo porque todas las chicas cuarentonas y cincuentonas suspiramos, claro, hoy lo vemos y a muchas no nos cae demasiado bien que se haya hecho un lifting en los testículos, así que no hay mucho actor ahí pero sí un galán que desilusionó.

Otros dos que deberían cambiar de cirujano plástico: Arnold y Sly son la prueba viviente de los desastres que el botox puede hacer… ¿no tienen espejo en su casa?

Vestidos soñados, una noche mágica a través de TNT, y la verdad es que los premios nos dejaron contentas, no vimos injusticias, y lo mejor de todo, una noche con amigas, sin alcohol y sin poder mirarnos, pero sí con mucha presencia.

Son otros tiempos, y creo que a pesar de haber pasado los cuarenta, estamos adaptándonos bien a esta época. ¿No creen que es así?

Anuncios