Cumbuco, FortalezaAcá estoy, de vuelta en Brasilia, ciudad que tiene un encanto particular conmigo, no la elegiría para vivir, pero cuando paso mucho tiempo sin verla, la extraño.

Después de una semana en el paraíso de Fortaleza, necesitaba descansar de ese sol que era como un taladro para mis huesos, por Dios, tanto calor molesto frente a una belleza increíble.

Misteriosamente me estoy olvidando del país de locura, Argentina… pero calma, en pocos días regreso a mi desquiciada rutina.

Parece increíble, pero nada es igual ahora. Algo dentro de mí sucedió en este viaje, el que aparentemente era invencible en mi corazón, se transformó en alguien completamente prescindible en mi vida, hoy estoy con la pizarra en blanco de los sentimientos, es momento de arrancar y empezar una nueva historia.

Anuncios