image

Buen día! Hoy Buenos Aires amaneció muy fría, pero tímidamente el sol va acariciando el asfalto.
Estoy perdida, este blog de ser mi pizarra de quejas, dolores y pasiones se ha convertido en la búsqueda de la ruta hacia el ser.
Confieso que he experimenté muchas cosas, Control Mental, Meditación, PNL, la lista sigue… e inclusive luego de mi divorcio fui un tiempo a una iglesia evangélica, y mi conclusión es que todo sirve mientras se mantenga el entusiasmo inicial, en cuanto la adrenalina circula se produce una magia, que hace que las cosas cambien, pero no es un cambio radical, es simplemente maquillaje que nos hace creer que el mundo empezó a pensar en nosotros. Me hace pensar a algo que leí de Sondra Ray, que la comida produce lo que creemos de ella, a lo mejor por eso esa gente que come de manera impresionante, ayuda a su organismo la convicción de que no engordan mientras los otros solemos contar calorías y creer que hasta el aire engorda, y si así lo creemos, el universo se va a encargar de hacer tus sueños realidad.
La cornisa de éste blog había desaparecido del alcance de mis ojos. De repente, cuando creía que el abismo se encontraba frente a mí pedí ayuda. Volví a terapia, y me hizo ver que me había convertido en un disfraz de acero y que era tan perfecto que dentro de él no había oxígeno, y aunque el acero brillaba me estaba muriendo por dentro.
Dios no te manda cosas más allá de las que puedas soportar, es cierto, pero cuando te disfrazás de heroína te transformás en ese chiste que cuentan, que una mujer es atropellada por un auto, se muere y se encuentra con Dios, éste la tranquiliza y le dice que debe volver porque tiene 25 años más de vida. La mujer despierta feliz, y sabiendo que tiene fecha de vencimiento comienza a hacerse todas las cirugías plásticas que puede, se saca arrugas, panza, se levanta los pechos, la cola, y de repente se siente con 20 años menos aún. Al salir de la clínica la atropella un camión y muere. Cuando se encuentra con Dios le dice: ¡Me prometiste 25 años más!, ¿por qué me morí? A lo que Dios le contesta, es que cambiaste tanto que no te reconocí.
Cuando uno se pone una coraza resistente a los golpes, hace que se soporte más de lo que se puede, Dios cree que tenés el poder de resistir a todo, y en realidad sufrís y vas desapareciendo.
Parte de la coraza se formó con sobrepeso, hoy prometo intentar sostenerme fuera de las harinas, este es un paso. Es un Solo por Hoy como en Alcohólicos Anónimos.
La obesidad es una de las peores enfermedades, dejar el cigarrillo o el alcohol es dificil y requiere una gran fuerza de voluntad, pero sostenerse en una dieta es más complicado ya que el alcohol o el tabaco no lo precisamos para vivir pero la comida si.
La cornisa de éste blog aún es delgada, pero estoy transitando por ella para volver a un lugar seguro, que solo aparece cuando me pueda encontrar con mi ser, que está dentro de esa llama azul, la que no se apaga.
El camino es difícil, sobrepeso, perimenopausia, una madre con Alzheimer y en medio de todo, redescubrir a mi ser interior. Será dificultoso, pero sé que podré porque siempre fui todo terreno.
Hasta mañana.

Patricia Sierra, desde Buenos Aires, República Argentina

Anuncios