Estoy pasando un tiempo complicado que como dice el refrán no hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo soporte, tengo la esperanza que sea todo pasajero.

Hoy llegué a mi sesión de terapia, y le dije al santo de mi terapeuta “me quiero morir”, literalmente así lo sentía, pero era la expresión de quien no puede más porque hace tiempo que quiero sacar la cabeza del agua y hay un par de personas siniestras de mi misma sangre, que se encargaron de meterme más adentro y de colgarme en el cuello una piedra gigante.

Después de llorar prácticamente toda la sesión, me despejé un poco. Aún siento que no puedo más, pero mientras volvía me puse a pensar en las posibilidades que uno tiene con el tema muerte.

La muerte es algo a lo que todo el mundo teme. Tengo una de mis tías adoradas que está muy mal y creo que se le extiende la agonía por el miedo a morir. Lamento como sufre.

Se ha extendido la esperanza de vida, pregunto… ¿para qué? Salen publicaciones de gente que pasa los 100 años y no tienen nada que hacer, dependen 100% de los demás, ni siquiera tienen recuerdos de ayes de amores y llega un momento en que ni saben cuando es el día o la noche. Los viejos se vuelven malos, ni siquiera recuerdan quienes fueron y viven en el resentimiento de que creen que jamás fueron felices, pero no se quieren morir por temor a la muerte.

Días pasados me dice una amiga, debería haber una ley que diga que a los 80 años hay que morirse, y si no te morís eutanasia. Yo no sería tan tajante, pero la sociedad excluye a los ancianos porque el crecimiento de la esperanza de vida no fue acompañado por cambios sociales. Yo cuando veo a alguien muy anciano pienso: ¿sabrá que nunca volverá a entrar a un cine, que no va a correr más al lado del mar? ¿sabrá alguna vez que estuvo VIVO?

Se dicen demasiadas cosas sobre la muerte. He conocido gente que en situaciones que ha estado se podría decir muerta, no vio túnel, luz ni nada mientras que otros manifiestan la luz, ver a seres queridos que han muerto o una sensación de paz.

Yo pienso que si me muero no quiero volver. Me imagino muchas cosas, en primer lugar no quiero encontrarme con los seres nefastos que me han lastimado demasiado, y me cuestiono cómo funciona ésto. Si en ésta vida quien me destruyó fue mi propia madre, si reencarno y en esa otra vida ella es mi hija, si yo me vengara en ella sería un retroceso en la rueda kármica.

Si un amor no se resuelve en ésta vida, no tengamos la absurda esperanza de que en otra será.

La vida hay que abrazarla hoy, ahora. Es muy incierto esperar algo que no sabemos que existe. Si no se dan las cosas, miremos para otro lado, otro amor puede estar esperando y no lo vemos pensando en algo que ni siquiera está a la vista.

Anuncios