Hace unos días leo un post en Facebook en el que anunciaban un nuevo programa de radio que se emite a la 01:30 AM. Lo que llamó mi atención era que vendían aire, en ningún momento decía de que trataba y que uno de los anzuelos en que se respaldaban era en “Periodistas Jóvenes”.
Les dije que la juventud era una virtud prestada igual que la belleza. Me contestaron si creía en el talento ya que era otra de sus carnadas a lo que respondí que no demasiado ya que el mundo estaba lleno de talentosos fracasados. Con muy buena onda me invitaron a que escuche el programa para que les diga que me parecía, pero les dije que a la 01:30 AM estaba en los dulces brazos de Morfeo ya que 05:45 AM toca diana. Yo parecía Doña Negativa, amablememte les pedí un link donde escuchar el grabado y me dijeron ” ponele onda (en el momento en que preparaba la cena) pone radio xx (una de internet) que están ahora.
Decidí no contestar más. Nunca me rebatieron el argumento de juventud con contenido. Chau no vale la pena.
Este intercambio de post me hizo pensar que lo que importa es la cáscara, y ya no hablo del programa de radio, hablo de la vida. Los cirujanos plásticos aparecen acusándose unos a otros en los medios para robarse clientes.
Que yo sepa la fuente de Juvencia no se encontró, pero a mucha gente no le importa estar en un ataud siempre y cuando no tenga arrugas.
Es un buen momento de apoyarnos en valores propios que el tiempo y la vida no te roban, el trabajo, el esfuerzo la voluntad y fundamentalmente la bondad.
Me imagino a la gente que apuesta a la juventud y la belleza, si encontraran la fuente de Juvencia la secarían y luego se matarían unos a otros.
Dale, ponele “buena onda”, trabajá, estudiá, cultivá tu intelecto y sonreí mucho. Tu belleza va a relucir y tu juventud siempre va a brillar aunque haya partido y esté escondida en un rincón del corazón.

Anuncios