Llegó el climaterio, se fueron los estrógenos y se empiezan a complicar las cosas. Como un campo que se va secando las complicaciones se relacionan con eso, ojos secos, la garganta seca, pero algo que nos complica especialmente es una relación de pareja es la sequedad vaginal.

Pompoarismo, placer y salud, eso es lo que nos promete esta técnica oriental, que en Argentina no sé si se dicta (si es alguien lo hace, por favor que se comunique con nuestro blog), pero en São Paulo, las clases son furor especialmente en las señoras que transitan el climaterio, y más allá también.

Otro de los problemas del climaterio, es que algunas zonas se secan y otras se humedecen demasiado. Una mujer de 62 años, empezó a buscar tratamientos para la incontinencia de orina (otro problema de la bendita menopausia), así llegó a la escuela Lu Pompoar, donde se reciben mujeres que van de los 20 a los 84 años, con el fin de tonificar la región pelviana.

Vagina

“El pompoarismo es algo serio” afirma la profesora Lu Riva de 36 años que considera al cuerpo un “templo de Dios”.

Gracias al pompoarismo la rusa Tatiana Kozhevnicova entró en el libro de Record Guiness en el año 2013, como la vagina más fuerte del mundo, sosteniendo con ella una pesa de 14 kgs, En referencia a eso, dijo que ella tiene los mismos músculos que todas las mujeres, la diferencia es que los viene entrenando hace 20 años, y su entrenamiento consiste en… si, adivinaron… pompoarismo.

Las señoras que ya pasaron el climaterio y son alumnas de la escuela Lu Pompoar, dicen que si bien ellas concurren por un tema de salud, desde que ejercitan el pompoarismo el sexo es mucho más placentero, y eso nos lleva a otra área de la salud, la autoestima, que cuando ella está bien, nos sentimos mucho mejor.

Lu Riva dice que está bien asociar el pompoarismo al placer, pero es importante no restringirlo solo a los orgasmos mejores y más frecuentes.

Los ginecólogos opinan que “La mujer comienza a conocer más su cuerpo”, y lo recomiendan especialmente para las embarazadas que apuntan a un parto normal y para las mujeres que sufren prolapso genital, que consiste en un descenso de las paredes vaginales y de sus órganos vecinos, y pos climaterio ayuda a una buena lubricación vaginal.

Existen también otras opciones “occidentales”, los Ejercicios Kegel para la recuperación del suelo pélvico y la gimnasia hipopresiva del Dr. Caufriez.

Una serie de estudios ya comprobó los beneficios de los ejercicios fisioterapéuticos para la vida sexual, para la incontinencia y el prolapso, entre otras cosas. Científicos de la Universidad de São Paulo, ya se encuentran investigando el impacto del “pompoarismo” en el suelo pélvico.

Y esta periodista se arriesga a decir, que una vida sexual placentera, nos ayuda en nuestra autoestima y por ende a enfrentar con más energía los problemas cotidianos.

FUENTE: FOLHA DE SAO PAULO

Vagina

Anuncios