strike-51212_1280Hoy leí en Twitter, que se hizo una convocatoria rápida para pedir por el Dr. Fayt (un juez de la corte de 97 años) que el Gobierno Nacional quiere destituírlo acusado de portar un DNI con fecha de nacimiento. Quizá quieran decir que toda fecha de nacimiento tiene un vencimiento, en tanto y en cuanto le convenga al Gobierno de turno. Lo increíble es que se movilizó mucha gente, al grito de “Todos somos Fayt”.

Me da una gran incertidumbre saber que cada vez que aparece una víctima, el pueblo argentino se mete en su piel, y al grito de “Todos somos….” se portan pancartas, se demuestra la inconformidad ante la injusticia, pero nadie nos escucha.

Así, todos fuimos AMIA, todos fuimos Axel Blumberg, todos fuimos Cromagnon, todos fuimos Once, todos fuimos Candela, todos fuimos Nisman y hoy todos somos Fayt, el problema es que clamamos justicia como si ésto fuera el purgatorio, porque quienes deberían escuchar a la voz del pueblo, no le interesa .

El pueblo argentino ante la ignorancia del Gobierno Nacional, debería implementar otra protesta, no sé cual, pero la actual falla, y no solo por los oídos sordos de quienes deben recibirla, sino porque en cosas tan delicadas como las injusticias que incluyen secuestros, asesinatos y corrupción, luego de marchar con el “Todos somos…” nos olvidamos, y simplemente llenamos los puntos suspensivos vacíos con el nombre de la persona que sigue.

Nuestras protestas pasaron a ser una plantilla de Word, y así NO SIRVE.

Todavía no llegamos a los tres meses de “Todos somos Nisman”, y… ¿qué pasó? Sabemos que no existe el crimen perfecto, si el ocultamiento por parte de la corrupción, pero después de ver que los “tejes y manejes” van a terminar que el Dr. Nisman se suicidó oficialmente, y en los ciudadanos no va a pasar de una charla entre amigos, donde cada uno va a aportar su teoría, respecto al Fiscal que tenía una maravillosa autoestima y terminó “suicidado”.

Todos los caminos conducen a Roma, y creo que la madre de todos los males, es un pueblo que como cordero acepta todo. Es un mal de la época, recuerdo cuando Brasil salió a las calles pidiendo el Impeachment a Fernando Collor de Mello, y hoy nos preguntamos, ¿fue la mayor red de TV que movió los hilos del pueblo como un titiritero maléfico? Hoy tienen un gobierno peor que el de Collor de Mello, y sin embargo, esta señora fue reelecta.

América Latina mira como espectador, la barbarie de Venezuela, sin embargo NINGÚN GOBERNANTE DE AMÉRICA LATINA, quienes se creen los dueños de los Derechos Humanos, levanta la voz.

Pero volviendo a mi país, mi linda Argentina, todos estamos anestesiados. Vivimos un mundo de cartón pintado, donde la puesta en escena se parece cada vez más a “The Truman Show”, los que aplauden son extras a sueldo y los que no aplaudimos nos vemos obligados a estar dentro de una película de la que no podemos salir.

En esta “anestesia”, sería bueno recordar el artículo 45 de la Constitución de 1853-1860, que aunque se modificaron varias cosas, éste artículo sigue vigente:

El artículo 45 de la Constitución Argentina de 1853-1860 expresa en relación a la Cámara Baja:

“Sólo ella ejerce el derecho de acusar ante el Senado al presidente, vicepresidente, sus ministros y a los miembros de la Corte Suprema y demás tribunales inferiores de la Nación, en las causas de responsabilidad que se intenten contra ellos, por mal desempeño o por delito en el ejercicio de sus funciones; o por crímenes comunes, después de haber conocido de ellos y declarado haber lugar a la formación de causa por mayoría de dos terceras partes de sus miembros presentes”.

El artículo 51 expresa:

“Al Senado corresponde juzgar en juicio público a los acusados por la Cámara de Diputados, debiendo sus miembros prestar juramento para este acto. Cuando el acusado sea el presidente de la Nación, el Senado será presidido por el presidente de la Corte Suprema. Ninguno será declarado culpable sino a mayoría de los dos tercios de los miembros presentes”.

El artículo siguiente prescribe:

“Su fallo no tendrá más efecto que destituir al acusado, y aun declararle incapaz de ocupar ningún empleo de honor, de confianza o a sueldo en la Nación. Pero la parte condenada quedará, no obstante, sujeta a acusación, juicio y castigo conforme a las leyes ante los tribunales ordinarios”.

Mi pregunta es… ¿si desde hace años la protesta es en balde, si las marchas del silencio quedan en el olvido, si a las cacerolas le pusieron un silenciador, y al gobierno no le interesa lo que dice el soberano, por qué la protesta vacía no se llena con la Constitución?

Tenemos que entender que las soluciones no vienen con forma de protesta, y empezar a manejarnos con la ley. Si la mirada del pueblo no cambia, siempre habrá víctimas que no serán reparadas aunque miles y miles nos pongamos en la piel de ellas.

Anuncios