Una visión de la tercera edad

graceandfrankie_posters_20141004

Acabo de terminar de ver la temporada completa (13 capítulos) de la serie Grace y Frankie, una nueva producción original de Netflix.

En el primer capítulo te descoloca, suceden cosas que cuando tenés 50 años, no esperás que sucedan a los 70. Dos parejas, ellos socios de un prestigioso estudio de abogados enfocados a divorcios, después de 40 años de matrimonio abandonan a sus esposas porque tienen una relación homosexual entre ellos, y que vienen sosteniendo en secreto desde hace 20 años.

El enfoque de los guionistas es novedoso, ya que en este mundo donde la gente que pasó los 50 se viene peleando con la vida para retroceder y mantenerse en los 40, esta serie muestra el mundo real.

Dos mujeres, de una personalidad completamente diferente, se encuentran en una encrucijada, empezar una nueva vida, en un mundo que mucho no comprenden.

Se mezcla la tecnología, y los conflictos de la mente y del espíritu. Ninguno de los cuatro rompe con esta locura, todos siguen mezclados de alguna manera.

Lily Tomlin (Frankie) exesposa de Sol. Es la señora hippie, que se esconde de sus propias miserias consumiendo sustancias diversas,  tiene como contrapartida ser vegana y creer que es la dueña de la verdad, cuando en realidad está llena de prejuicios, y que aunque se haga la superada, no puede romper con el espejismo del pasado, de haber tenido una familia perfecta, con dos hijos adoptados, uno abogado como el padre, y el otro luchando con sus adicciones.

Jane Fonda (Grace) exesposa de Robert. La perfilan como la burguesa, sin embargo es quien lleva esta tragedia de manera más equilibrada. Tiene dos hijas con Robert, una es celíaca, casada con un médico, dos hijos y aparentemente hay una relación que no cerró con uno de los hijos de Frankie, el adicto. La otra hija, soltera, muy inteligente y mordaz, a la que le cuesta encontrar al amor.

Martin Sheen (Robert) es el exmarido de Grace y actual pareja de Sol. Su personaje no me cierra, ya que parece más un hombre que vive para el afuera, pero quizá quieran destacar que toda hecatombe que se inicia porque el quiere vivir su amor con Sol, que el amor supera hasta la personalidad más firme.

Sam Waterston (Sol) exmarido de Frankie, un hombre extremadamente culposo, y se destaca que es judío. Ama a Robert, pero aún no cierra el tema con Frankie, aparentemente por culpa.

Lo que más me gustó de la serie, es que muestran que pasa a los 70 años. Por ejemplo, mucha gente se imagina que después de cierta edad, dejamos de ser atractivos, acá hay hombres atractivos, mujeres atractivas, y aún siguen con las inseguridades que tenemos durante toda la vida, con un agregado, el miedo a la soledad.

De los creadores de Friends, la serie promete. La primer temporada está bien, o sea, no son esas producciones que a uno lo impactan, pero si que te dejan pensando. A esperar la segunda entonces.

 

 

Anuncios