En esta sucia campaña política, la gente de Scioli repartió a los medios un audio en que Macri cuenta que fue a una armonizadora budista, en un estado total de ignorancia, sin saber lo que es el budismo, difundieron que Macri iba a consultar a una bruja. Lejos del efecto que pretendían conseguir, yo pienso que hasta pueden haber logrado que Macri le caiga mejor a la gente.

Hace pocos días una vecina me preguntó si conocía a una bruja, otra persona hoy preguntaba que puede hacer ante la envidia de un familiar que hace que se enferme simplemente por los malos pensamientos. Energía, culpable de todo lo bueno y lo malo.

Nadie se hace cargo, que nos vaya bien o mal, depende de uno. La envidia, aunque es uno de los siete pecados capitales, es nociva para el envidioso, no para el envidiado, claro, si el envidiado le da entidad a esa persona y a ese sentimiento, se va a enfermar, su vida va a ser un caos, pero lo que no sabe es que es el responsable de atraer lo malo para sí, porque su cerebro y su corazón están convencidos de que esa persona tiene todo el poder del mundo como para que con un pensamiento pueda destruir su vida, es ella misma.

A veces hay que pensar un poco… los presidentes reciben miles de maldiciones por día, sin embargo andan bien por la vida y muchos haciéndose ricos a cada minuto. Los famosos, son envidiados, bendecidos, y el objeto también de malos pensamientos, sin embargo siguen brillando.

Muchas veces pienso que es más fácil creer que nuestro destino fatal, es tal por la envidia de uno, la brujería de otro… pero la brujería es no darse cuenta de que hay que hacerse cargo.

Todos creen en la magia y esperan un favor de ella. A cambio le entregan su vida.

Yo creo en la magia, la magia de un momento, la magia que nos saca sonrisas, pero la vida no es magia, el secreto es trabajar por tus sueños, y siempre tener presente, la frase de Robert Frost:

“En dos palabras puedo resumir cuanto he aprendido acerca de la vida:  Sigue adelante

Anuncios