Si bien María Eugenia Vidal, tenía varios años de trabajar en áreas sociales, muchos la conocimos como Vicejefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, junto a Mauricio Macri.

Después de un primer período donde la Vicejefe de Gobierno fue Gabriela Michetti (actual Vicepresidente de la Nación), una mujer con un perfil profesional marcado, muchos nos preguntamos por qué la elección de Vicejefe de Gobierno había recaído en María Eugenia Vidal.

Quien la ve por primera vez, la imagen que uno recibe es de una maestra jardinera que nos hubiera gustado que sea la docente de nuestros hijos, suave, femenina, pero… ¿para un cargo de gobierno?

La primera vez que me fijé en ella, fue en la negociación de la toma del predio indoamericano. Mauricio Macri estaba de viaje y ella era la Jefe de Gobierno en funciones en ausencia del Jefe. Sin hacer despliegue mediático, resolvió un conflicto grave.

Ella siempre dice que con diálogo se soluciona todo. Se presentó para ser Gobernadora de la provincia de Buenos Aires, muchos no creíamos en su triunfo, pero hoy es la Gobernadora.

Con mucha calma (no sabemos si la procesión va por dentro) se enfrenta a las bajezas a las que el gobierno que salió y que nos tuvo de rehén 12 años, le ponen como bombas. Escraches, cortes de ruta, narcotráfico… ella sigue adelante.

No voy a hacer una evaluación política en este espacio, la cual tampoco corresponde después de un mes de gobierno donde se encontró con más trampas que ratones, lo que quiero destacar, que María Eugenia Vidal, es el modelo de mujer a seguir.

Tuvimos dos presidentes mujeres, la primera se desbordaba con todo, la segunda quería hacerse la fuerte y cuando no podía usaba un recurso barato… “me lo hacen por ser mujer y estar sola”, cuando somos muchas las mujeres solas que cargamos una casa e hijos solas.

En tiempos donde la mujer se vistió con una personalidad demasiado masculina, María Eugenia Vidal, hace lo que tiene que hacer, sin dejar de ser femenina.

¡Chapeau, señora Gobernadora! La mujer del Siglo XXI!!!

Anuncios