love-castle-1042980_1280

La vida es rara, a veces pienso que es lo que es y uno la adorna, generalmente con excusas para no meterse de lleno en ella, para no sumergirse y disfrutarla.

Tuve un amor eterno, “my endless love”. Lo conocí a mis 25 años y me acompañó toda la vida su presencia, personal, por teléfono, por cartas, por mail o por pensamiento. Nunca se fue, y siempre era “mi hilo rojo”.

Por alguna razón, hoy es el día que decidí cortar el hilo. Quizá durante muchos años necesitaba saber que si tiraba de él, estaba esperándome al otro lado, pero era como cuento de hadas, el hilo se acortaba, el encuentro era maravilloso, pero de repente nos volvíamos a separar.

Hoy corté el hilo, guardé en un cofre las ilusiones, la esperanza de terminar la vida juntos, se terminó. No precisé de tijeras, lo corté con mis propias manos con la firme intención de no tratar de anudarlo.

Fue maravilloso habernos encontrado, pero es momento de soltar las amarras para esperar que llegue un amor presente. Este amor maravilloso tuvo demasiadas ausencias. Hoy quiero un amor lleno de presencias, de sorpresas, de alegrías.

Es momento de esperar que llegue a mi vida un amor así.

Anuncios